La Rioja

Fútbol | Selección

El círculo italiano de Thiago

Thiago Alcántara, en un entrenamiento.
Thiago Alcántara, en un entrenamiento. / Efe
  • Nacido en el país transalpino, completó ante la 'Azzurra' su mejor partido con la selección, con tres goles en la final del Europeo sub-21 en 2013

  • Lopetegui le otorgó el mando en su estreno hace un mes y confía más que nadie en su juego, pero vuelve Iniesta y podría ser el sacrificado en el once

Thiago Alcántara nació en Italia por circunstancias de la carrera deportiva de su padre, Mazinho, y es posible que ese país marque de modo definitivo su carrera como internacional. Aunque el futbolista del Bayern no cree que este sea «su momento» con España, donde las lesiones tampoco le permitieron tener continuidad tras su debut, lo cierto es que por primera vez Julen Lopetegui confía ciegamente en su juego, ya que Vicente del Bosque, pese a que le entregó el mando en un ilusionante amistoso previo al Mundial de Brasil ante los italianos en 2014, acabó usándole como revulsivo. Lopetegui le colocó junto a Koke, y por delante de Busquets, para generar fútbol junto a Silva en sus dos primeros partidos en el cargo, ante Bélgica y Liechtenstein, clasificatorio para el Mundial de Rusia.

El técnico vasco siempre apostó en las categorías inferiores por el mayor de los Alcántara, que ha pasado de lucir el '14' a llevar un número tan emblemático como el '10', y nunca le falló. «Ahora estaba libre ese número (por la ausencia de Cesc Fàbregas) por la afinidad y recuerdos que me trae de mi etapa en las categorías inferiores de la selección española», apuntó Thiago en León sobre el Europeo sub-17 en Turquía (2008) y dos Europeos sub-21 (2011 y 2013). Quizá el torneo más recordado por todos es aquel Europeo sub-21 en Israel de hace tres veranos. Fue el líder todo el campeonato, pero completó una final en el Teddy Stadium de Jerusalem ante Italia que le cambió la carrera. Marcó los tres primeros goles de España, consiguiendo el denominado 'hat-trick' perfecto en la primera mitad: uno con la cabeza, otro con la izquierda y el tercero con la derecha.

Ya en León, después de los ocho goles que llenaron de ilusión el zurrón de la selección. quiso mandar un mensaje de calma ante tanto optimismo tras el buen arranque de la 'era Lopetegui', porque lo complicado viene ahora en octubre: «Hay que ganar los tres puntos tanto en Italia como en Albania. Vamos a hacer lo posible por sacar los seis puntos. Calma, paso a paso. Primero hay que ir a Italia, después a Albania». Thiago, al que no le gusta comparecer ante los medios, destaca sobre todo la mentalidad con la que compiten siempre los italianos: «Nos va a costar llegar a su área. Costó antes y costará ahora. No por cambiar de estilo son más defensivos u ofensivos. Son muy buenos en lo que hacen y están muy bien trabajados, más allá de que la mentalidad de la selección italiana es excelente para cualquier deporte», valoró el jugador del Bayern. El centrocampista destaca el buen trabajo defensivo que lleva demostrando su rival a lo largo de todo el torneo. «Es una de las grandes selecciones del mundo. Es muy complicado meterles un gol y está muy bien trabajada defensivamente», afirmó durante la pasada Eurocopa, en la que apenas tuvo protagonismo.

Ahora, con Lopetegui podría ir adquiriendo ese rol de sustituto de Xavi Hernández que tanto puede presionar. Ser la referencia, poner el ritmo adecuado, dar sentido al juego, ser el garante de la posesión, oxigenar salida de balón apoyado por Busquets y buscar el juego entre líneas a la espalda de Diego Costa es un reto para Thiago. Sin embargo, el reto no le asusta para nada. «Al final, los resultados han venido con este juego. España siempre ha tenido el sello de furia, de llegada con fuerza y poco a poco se ha ido llegando al toque de balón», explicaba cuando se le preguntaba por el camino que debía seguir 'La Roja' tras la decepción de la Eurocopa en Francia. «Es una suerte poder estar con él en la selección, compartir momentos en el terreno de juego, donde él disfruta muchísimo con las lesiones ya olvidadas. Estoy contento de que esté de nuevo a su nivel», apunta Sergi Roberto, que fue su compañero en el Barcelona.

Uno que ahora disfruta a su lado en Múnich es Javi Martínez. «Tengo la suerte de poder disfrutarlo todos los días. Es un crack, es buenísimo. Después de la lesión tan dura que tuvo, lo mal que lo pasó, los dos nos recuperamos al mismo tiempo y sé lo duro que es volver después de una lesión así. Ahora está jugando sin dolor y se ve el nivel que tiene. Es una suerte para mí estar con él todos los días», explica el navarro, que no pudo quedarse con la selección por problemas físicos para este doble duelo. Con el regreso de Andrés Iniesta y el buen momento de forma de Silva, la duda radica ahora en ver si Lopetegui mantiene su idea de contar con Vitolo para que busque la profundidad por la banda y no con un jugador de mayor posesión como Thiago, ya que tiene claro que habrá una referencia arriba, que en principio será Diego Costa.