DOS ZARPAZOS LE SIRVEN AL MIRANDÉS

Rayco supera a Romero en un lance del encuentro. :: fernando díaz/
Rayco supera a Romero en un lance del encuentro. :: fernando díaz

La UD Logroñés estuvo cerca de empatar el encuentro en una excelente segunda mitadEl líder aprovecha sus dos ocasiones en el primer tiempo para llevarse los tres puntos de Las Gaunas

CARLOS FERRER LOGROÑO.

La UD Logroñés no pudo con el líder. Dos zarpazos del Mirandés dieron con el triunfo de un líder que demostró su gran momento en el primer tiempo, pero que fue superado en el segundo por un conjunto blanquirrojo que no cejó en su empeño de buscar la portería rival. Dos acciones le fueron suficientes, mientras que los riojanos tuvieron más ocasiones, buscaron con más ahínco el portal visitante, pero no obtuvieron el premio a su mejor juego, sobre todo en el segundo tiempo.

1 UD LOGROÑÉS

2 MIRANDÉS

UD Logroñés
Miguel; Arnedo (Germán, m. 84), Caneda, Ramiro, Paredes; Muneta (Marcos André, m. 73), César Remón, Carles Salvador, Ñoño (Espina, m. 81); Rayco e Iván Aguilar.
Mirandés
Limones; Paris, Prieto, Melli, Kijera; Eloy Gila (Albistegi, m. 75), Romero (Puerto, m. 85), Súper, Yanis; Borja Sánchez (Igor Martínez, m. 56) y Cervero.
Goles
0-1, m. 3. Súper; 0-2, m. 23. Yanis; 1-2, m. 61. Aguilar, de penalti.
Árbitro
Hugo López, del comité madrileño, con David Yuste y Sergio Maroto. Tarjetas amarillas a Remón, por la UD Logroñés, y a Paris, Prieto, por el Mirandés. Roja, por doble amonestación a Paredes (m. 87)
Incidencias
Gran ambiente Las Gaunas, como hacía tiempo que no se vivía en Logroño. 5.563 espectadores en las gradas. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de la madre del directivo blanquirrojo Ernesto Arpón.

La UD Logroñés mostró ayer su raza para tutear y dominar a todo un líder, dejando claro que puede seguir buscando los puestos de arriba. Todo ello en una jornada festiva en la que el fútbol salió ganando en todos sus sentidos.

El Mirandés comenzó el partido mucho más enchufado que los blanquirrojos, presionando sobre la salida del balón en campo contrario y montando unas contras muy rápidas para intentar sorprender. Y bien que lo hicieron. No se había cumplido el tercer minuto del partido cuando Rúper cortó un balón que quería jugar Muneta en el centro, se fue en solitario y al llegar al área disparó, el balón hizo un extraño, al tocar en Remón, y batió a Miguel por abajo. Primer zarpazo y primer tanto para los rojillos, ayer de blanco.

La tuvo Rayco para poner el empate en el marcador, ocho minutos después, pero Limones estuvo muy atento y rechazó el balón a córner. Salvador había iniciado la jugada metiéndose en el área y salvando la entrada de dos rivales para dejar el balón a su compañero.

Los blanquirrojos se las veían para poder sobrepasar la barrera de dos líneas defensivas que había colocado el Mirandés en su campo, dejando a dos hombres por delante. Una y otra vez intentaban los riojanos sobrepasar las líneas, pero siempre había un jugador rival que desbarataba las acciones.

Costaba mucho llegar porque, además, los defensas se empleaban a fondo en cualquier balón. Muy pegajosos y sin dudar a la hora de poner el pie o despejar la situación. Aguilar y, sobre todo, Ñoño, sintieron en todo momento el calor de los rivales.

Por el contrario, los rojillos lo hacían más fácil, con toques cortos atrás y largos a la hora de buscar la portería riojana. Así llegó el segundo zarpazo y el segundo gol. Balón largo que llegó a Cervero, quien la dejó de tacón a Borja Sánchez. Éste se fue bordeando el área para servir a Yanis, que entraba por la izquierda, quien no dudó en cruzar el balón ante Miguel.

No cambió el esquema ninguno de los dos conjuntos. El Mirandés, porque se sentía cómodo sobre el césped y los riojanos, porque querían llegar a la meta rival jugando el balón. El final siempre era el mismo, recuperación por parte visitante y sensación continua de peligro. La defensa blanquirroja tenía que estar muy atenta en todo momento para evitar males mayores. Al descanso se fueron todos con la sensación de que el Mirandés estaba siendo superior y que iba a ser muy difícil de batir en el segundo tiempo.

El conjunto ferroviario se atrincheró en su campo desde el inicio del segundo periodo. Dejó el dominio del balón los riojanos para buscar la sentencia en una contra.

La UDL que se quiere ver

La UD Logroñés lo intentaba, jugando el balón, llevando la iniciativa, pero sin poder traspasar esas líneas tan juntas de los rivales. Una y otra vez probaban sobre todo por la derecha, con un Arnedo venido arriba y que doblaba a sus compañeros. Y tanto porfiaron los blanquirrojos que, ahora por la izquierda, el balón llego a Ñoño, que se la jugó driblando a su par, marchándose hacia la línea de fondo para ser derribado por Limones en última instancia. Aguilar transformaba la pena máxima y hacía cambiar el sentido del partido.

El gol da fuerza, y los blanquirrojos se sintieron más poderosos para seguir buscando la portería de Limones ante un rival que ahora ya no se sentía ni imbatible ni tan seguro. La intensidad riojana estaba dando sus frutos. Ñoño tuvo otra ocasión en el lanzamiento de una falta desde la frontal, pero Limones atajó. El portero salvó otra ocasión, a cabezazo de Ramiro, enviando el balón a córner. Hasta el pitido final, los de Sergio Rodríguez mantuvieron una intensidad encomiable, ante un rival que supo defenderse una y otra vez ante las acometidas de los blanquirrojos. Y los burgaleses pudieron marcar en la última jugada, cuando Miguel estaba en el área contraria buscando el remate. Cervero, en fuera de juego (sólo había un defensor) disparó desde los tres cuartos, a puerta vacía, pero el balón dio en el poste y salió fuera.

Los blanquirrojos salieron derrotados de este partido ante el líder, pero dejaron abierta la puerta a seguir luchando por volver a los lugares de privilegio, en los que, de jugar como ayer, estarán en breve espacio de tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos