Las victorias sirven para cambiar todo

La juventud. Las dos instantáneas superiores dejan ver a dos abuelos con sus pequeños nietos. Abajo, más mayorcitos.
/
La juventud. Las dos instantáneas superiores dejan ver a dos abuelos con sus pequeños nietos. Abajo, más mayorcitos.

La grada empezó expectante y acabó muy satisfecha tras el buen partido blanquirrojo

CARLOS FERRER

Peor entrada que otros días en Las Gaunas. Se bajó a los 2.437 espectadores, por culpa de jugar en sábado, a horas ya nocturnas. Run run en la grada, pendiente de saber qué UD Logroñés se iba a poder apreciar en esta ocasión. Y no empezaron las cosas como para salir de dudas. Dominaba en el inicio la Real B y perdían el balón muy pronto los blanquirrojos.

Pero ayer iba a cambiar todo. Era un día para que los jugadores mostrasen que están con las mismas ganas en cada partido, salgan o no bien las cosas. Ayer salieron, llegaron las ocasiones, se marcaron goles, que siguen siendo la salsa con la que condimentar le mejor fútbol, y todo ello sirvió para revertir una situación difícil, sobre el césped y en las gradas.

Los goles hacen que cambien las cosas. Cuando son a favor, para bien. Y cuando se encajan, para mal. Ayer se vivió la primera sensación y lo cierto es que es mucho más agradable y alegre que la otra. Ayer la grada gozó por momentos del mejor juego riojano, de la serenidad que mostró con un pequeño cambio en el esquema que dio alas al ataque, desde una mejor defensa.

Y así, este equipo sí que puede aspirar a ese objetivo que tiene marcado al final de la temporada. Sólo así, creyéndolo de principio a fin.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos