LA VICTORIA REGRESA A LAS GAUNAS

Marcos anotó los dos 
goles de la sufrida 
victoria blanquirroja
ante el Osasuna B
y lo celebró así. 
:: fernando díaz/
Marcos anotó los dos goles de la sufrida victoria blanquirroja ante el Osasuna B y lo celebró así. :: fernando díaz

La UD Logroñés remonta el gol de Jordan con otros dos de Marcos; el segundo, espectacularSufrió el conjunto blanquirrojo, que encajó en el primer tiempo, pero supo recuperarse y ganar el partido en el segundo

CARLOS FERRER LOGROÑO.

La victoria blanquirroja volvió a Las Gaunas en un partido con dos fases muy diferentes. En la primera parte, el Osasuna B estuvo muy bien situado y se adelantó en el marcador por medio de Jordan, pero en el segundo, el mejor juego riojano y la fe mostrada en el trabajo semanal, dio con dos golazos de Marcos y la victoria, tan merecida, como necesaria.

2 UD LOGROÑÉS

1 OSASUNA B

UD Logroñés
Fermín; Santos, Caneda, Ramiro, Paredes; Arnedo (Cifu, m. 78); Muneta (Carlos García, m. 65), Rayco, Salvador; Marcos y Aguilar (Espina, m. 83).
Osasuna B
Juan; Hualde, Rubio, Albisu, Endika; Perea; Arana (Otegui, m. 62), Santafé, Barja; Javi Martínez (Jaime, m. 74) y Jordan (Barbero, m. 66).
Goles
0-1, m. 18. Jordan; 1-1, mm. 51. Marcos; 2-1, m. 73. Marcos
Árbitro
David López (catalán), con Edgar Ramírez y Daniel Luque. Tarjetas amarillas a Javi Martínez, Hualde y Jaime, por el Osasuna B.
Incidencias
2.902 espectadores.

Mucho tanteo en el inicio del encuentro, con un Osasuna bien situado y presionando bastante adelantado. Los blanquirrojos no podían llegar en jugada hasta el área navarra, aunque Marcos no llegó a conectar al centro chut de Rayco dentro del área rojilla.

Los de Amatriain jugaban con tranquilidad, rompían los intentos riojanos lejos de su área y propiciaban contras con cierto peligro. Y en el minuto 18, un error en la salida del balón propició que Javi Martínez se llevara el esférico con espacio, superara a Ramiro y disparara. Fermín estuvo a punto de hacerse con el balón, pero el rechace fue aprovechado por Jordan para marcar, gol que no celebró. Jarro de agua fría en Las Gaunas.

El tanto fue el pistoletazo de salida. Los blanquirrojos empezaron a trenzar más las jugadas, a llegar por la banda, izquierda sobre todo, llevando peligro. Ahora la zaga rojilla se defendía como podía, al patadón. La confianza se había perdido, porque los riojanos apretaban más, con más cabeza y fe en sus acciones, aunque sin hacer daño en el área.

El Osasuna B mantuvo las dos líneas de cuatro por delante de Juan y así era muy difícil llegar. Aun así, Muneta voleó alto en la frontal, Rayco disparó a las manos de Juan; y Salvador, después de una buena jugada por la izquierda, centró a las manos del guardameta casi sin ángulo.

Le faltó al conjunto riojano seguridad en la salida del balón, alguien se que se ofreciera en el centro del campo ante la posición de los rivales y mucho más de llegada. En el área, donde se cuece el partido, donde se sacan los puntos, no hubo prácticamente juego porque los defensas rojillos se encargaron de que el balón no llegara con peligro a esa zona. Faltó profundidad por las bandas y capacidad de crear peligro una vez conseguido el centro. Los navarros, por su parte, se limitaron a romper el juego local y a buscar con mucha tranquilidad la portería riojana. Y en la primera ocasión, lo consiguieron.

Salida fulgurante

Salió enchufado el conjunto blanquirrojo tras el descanso. Estaba claro que había que jugar cerca del área rojilla. Aguilar estuvo a punto de marcar tras una falta cometida sobre él en la esquina. Y fue en la siguiente jugada cuando el propio Aguilar tocó para que Marcos, en pugna con Rubio, llevara el balón a la red con la cabeza. Un tanto que premiaba una salida fulgurante y con peligro en el área visitante. A partir el empate, Osasuna se abrió un poco y llegaron más ocasiones

Ahora llevaba la UD Logroñés el ritmo del partido, dominando el esférico, creando juego y metiendo miedo al rival, que ya no controlaba como antes. De hecho, los riojanos controlaban ahora el centro del campo y se mostraban firmes en defensa, buscando con rapidez el desmarque, buscando siempre a Marcos para iniciar las contras con bastante peligro. Y llegó el tanto que estaba buscando el conjunto blanquirrojo. Tras una bonita jugada de Rayco que se revolvió para quedarse sólo, pero que no pudo rematar al adelantarse un defensa. En el saque de esquina posterior, con centro de Carlos García, el espectacular remate de cabeza de Marcos, en el primer palo, dio llevó el balón en la red rojilla. Ovación y pañuelos en la grada. No era para menos. El delantero centro riojano conseguía el doblete y poner por delante al equipo en el marcador.

Los de Sergio Rodríguez pasaron a controlar un poco más el esférico, a darle profundidad cuando hacía falta, aprovechando que los navarros ya no ejercían la presión como en el primer tiempo, aunque Endika disparó al poste a poco del final, llevando el susto al cuerpo de los riojanos.

Los blanquirrojos se llevaron un triunfo que se puso muy cuesta arriba, pero en el que la fe en el trabajo hizo que se consiguiera remontar para volver a sumar los tres puntos tan necesarios.

Fotos

Vídeos