Ventajas que vuelan y restan puntos

Salvador, Remón y Muneta, rotos tras el empate sufrido en Tafalla ante la Peña Sport. :: /Fernando Díaz
Salvador, Remón y Muneta, rotos tras el empate sufrido en Tafalla ante la Peña Sport. :: / Fernando Díaz

El del domingo fue el último episodio de un mal que provoca que los finales de los partidos ya causen miedo | La UD Logroñés se ha dejado empatar en cuatro partidos tras ir ganando aunque en dos pudo remontar

Carlos Ferrer Yábar
CARLOS FERRER YÁBARLogroño

El partido entre la UD Logroñés y el Barakaldo finalizó con empate a un gol. El conjunto blanquirrojo comenzó marcando en el primer tiempo, pero los fabriles supieron reaccionar e igualar el encuentro en la segunda. Incluso enviaron un balón a la cruceta minutos antes de finalizar el partido.

Viene siendo tónica habitual que la UD Logroñés encaje en cada partido. De hecho, en sólo cinco ocasiones ha terminado con la portería a cero el conjunto que dirige Sergio Rodríguez. Miguel ha conseguido salir indemne ante Barakaldo, Amorebieta, Gernika y Vitoria, éste último en el inicio de la segunda vuelta. Fermín, de los dos partidos que jugó, no recibió ningún tanto ante el Tudelano.

Las segundas partes se pueden convertir en dramáticas para la UD Logroñés, que ha encajado en ellas catorce de los veintidós que han marcado los conjunto rivales, mientras que en los primeros tiempos sólo se han recibido ocho tantos. La afición sufre cada vez que el equipo contrario toma el control del partido en los segundos tiempos, cuando juegan para paliar la ventaja, casi siempre exigua, de los blanquirrojos.

Leioa, Arenas, Peña Sport y Barakaldo han sido los equipos que han roto al final la ventaja blanquirroja

Así, hasta el momento han sido cuatro los partidos en los que la UD Logroñés ha dejado de sumar ocho puntos después de ir por delante en el marcador. Buen primer tiempo, sensaciones positivas, para cambiar a un equipo temeroso, a merced del rival tras el descanso, que finaliza con empate. Como pequeño consuelo, al menos no han conseguido la remontada que hubiera dejado sin puntuar a los riojanos.

Empezó está mala racha en el partido ante el Leioa en Las Gaunas. Ganaba el conjunto riojano con dos goles de Rayco, pero en el segundo tiempo Yurrebaso y Óscar García igualaron la contienda. La segunda ocasión de este drama se vivió tres semanas después, ante el Arenas. El tanto de Rayco fue contestado por el de Uranga. Los de Guecho bien pudieron hacer más daño, pero se contentaron con el empate.

El empate más doloroso fue el que se produjo en Tafalla. Dominó de cabo a rabo el partido la UD Logroñés, que anotó, por fin, en el minuto 78 por medio de Rayco. Pero en el añadido, Úriz firmó un empate inesperado por todos y que significó un golpe importante en la moral del equipo blanquirrojo. Y ante el Barakaldo, último acto en esta obra que dura diez meses. Gol de Muneta, de penalti, en la primera parte y empate de Buenacasa, con ocasiones varias para que el Barakaldo hubiera vuelto a marcar.

Hay que esperar que no se vuelvan a repetir escenas como las finales de esos partidos o las de Copa en Formentera, otro ejemplo de drama al cuadrado, con los jugadores cabizbajos y rotos.

Dos remontadas riojanas

También se pueden recordar los dos partidos en los que la UD Logroñés ha remontado un resultado adverso y ha terminado ganando. Ante el Osasuna B, Marcos, en la segunda parte dejó en nada el tanto de Jordan al poco de empezarse el partido. Frente al Izarra se remontó dos veces. Abrió el marcador Yoel, empató Paredes con un gran gol y volvió a marcar el estellica. Marcos anotó tres goles seguidos y Muneta marcó el quinto y definitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos