Fútbol

«Venir a entrenar con el equipo mantiene intacta mi ilusión»

p Trotamundos. Caneda con las camisetas del Athletic (1998-2005), Cádiz (2006-2008), Mirandés (2010-2015) y Racing de Santander (2015-2016). /J.J.ayugües/ó. chamorro/a. gómez/a
p Trotamundos. Caneda con las camisetas del Athletic (1998-2005), Cádiz (2006-2008), Mirandés (2010-2015) y Racing de Santander (2015-2016). / J.J.ayugües/ó. chamorro/a. gómez/a

El vitoriano César Caneda, defensa de la UD Logroñés, cumple 40 años y es el jugador de campo más longevo de Primera, Segunda y Segunda B

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Cuarenta años. El defensa de la UD Logroñés César Caneda cumple hoy cuatro décadas. El jugador de campo en activo más veterano de las categorías nacionales considera que tiene cuerda para rato y reconoce que le gustaría seguir a las órdenes de Sergio Rodríguez la próxima temporada.

Más

- Su DNI asegura que cumple hoy cuarenta años. ¿Y su cabeza y su cuerpo qué dicen?

- La verdad es que es una cifra que a veces asusta, pero este año me he encontrado bien en el terreno de juego y tengo ganas de alargar esto lo máximo posible

-¿Usted se ve con cuerda para rato?

- Sí. Me gustaría, aunque ahora es decisión del entrenador y del club que quieran contar conmigo.

- Si la UD Logroñés se lo ofrece, ¿seguirá en Logroño?

-Sí (responde con contundencia)

«Me pareció espectacular cómo llevaba el grupo Valverde, y eso que jugaba poco con él»

«La capacidad de desborde que tenía Ronaldo, el gordito, era espectacular»

- Es usted el jugador de campo más longevo de Primera, Segunda y Segunda B

- No lo sé. Antes sí que me fijaba algo más en los demás. Pero últimamente he perdido la pista. Me acuerdo por ejemplo de Valerón que se retiró bastante mayor. Pero no sé más

- No es algo que le quite el sueño.

- No. No soy una persona que me fije mucho en estadísticas y datos de este tipo. Me centro en disfrutar del día a día, de venir a entrenar con mis compañeros y poder seguir disfrutando de este deporte

- Recuerda su trayectoria deportiva, porque son muchos equipos, ¿no?

- Soy de Vitoria. Empecé en el Aurrerá hasta juveniles. De ahí pasé a Lezama y estuve años. En el filial y luego debuté con Luis Fernández en Primera División. El año siguiente fui cedido a Salamanca, luego cedido a Sevilla, luego a Santander y después estuve tres años en la primera plantilla del Athletic. Cuando acabé contrato me fui al Eibar y luego estuve dos años en Cádiz. Luego volví a casa, a jugar en el Alavés, y más tarde fui a Guijuelo. De ahí pasé al Mirandés donde estuve cinco años. Luego regresé al Racing de Santander y por último, los dos años de la UDL.

César Caneda, ayer en las instalaciones del Mundial 82 con los balones señalando un 40, los años que cumple hoy.
César Caneda, ayer en las instalaciones del Mundial 82 con los balones señalando un 40, los años que cumple hoy. / Sonia Tercero

- ¿Recuerda a todos los entrenadores que ha tenido?

- A algunos me costaría recordarlos (risas). He estado en equipos que no tenían buenas dinámicas y contrataban dos o tres entrenadores por temporada. Si me pongo tranquilo, los recordaría.

-¿Hay algún técnico que le haya marcado especialmente? Quizá porque supo sacar lo mejor de usted o por otra cosa.

- Los de Primera División siempre te marcan. Pero uno de los que más me influyó fue Ernesto Valverde. Me marcó y eso que apenas jugaba con él. Pero me pareció espectacular cómo llevaba el grupo. Nos tenía a todos en consideración, era muy cercano, sabía plantear muy bien los partidos, llevaba muy bien el vestuario del Athletic. Viendo su trayectoria es normal lo que le está pasando.

- Y ahora que está sufriendo lo que quema un asiento como el del banquillo del Barcelona, ¿qué piensa?

- Eso va en el puesto. Cuando estás a ese nivel, te cuestionan en todo momento. Al principio se hablaba del récord de imbatibilidad y estaba en un pedestal y más tarde queda eliminado de la Liga de Campeones y todo eran palos.

- Echando la vista atrás, ¿cuáles han sido su mejor y peor recuerdo en todos estos años?

-El mejor momento fue lo que viví en Miranda, porque no dejaba de ser un equipo con poquitos años en Segunda B, una ciudad humilde y trabajadora. Y lo que se consiguió en aquel año siempre se me quedará grabado. Lo peor, pues quizá el año del Alavés. Era el único año que estaba en el equipo de casa y descendimos a Segunda B y fue un palo. Me acuerdo de ir a la ikastola a llevar a los críos y se notaba el mal ambiente que generaban los resultados.

- ¿Qué me dice de las lesiones? ¿Ha sido un futbolista maltratado por los problemas físicos?

- La verdad es que he tenido muchísima suerte. Quitando una artroscopia que me hicieron hace 20 años. Estuve parado mes y medio, pero el resto de años he tenido muchísima suerte en ese aspecto, no he sufrido ninguna lesión grave. Lo típico de sobrecargas y demás, pero no recuerdo perderme un partido por lesiones.

- Después de tanto tiempo en los terrenos de juego, ¿ha notado el cambio que ha dado el fútbol en todos los aspectos: táctico, físico, técnico...?

- Sí, ha habido un cambio bestial y creo que va a haber más todavía. El ritmo que hay ahora en Primera División no tiene nada que ver con lo que había antes. Me acuerdo de ver Mundiales y partido importantes hace veinte años y el ritmo era muchísimo menor que el actual. Ahora la gente viene mejor preparada, todos los jugadores son capaces de hacer un buen pase, un regate, una transición... Cuando hay comparaciones de Pelé, Maradona, Messi, ¿quién fue mejor? No es comparable. Hoy en día el fútbol está a otro nivel respecto a aquellos años.

- ¿Por qué augura más cambios todavía?

- Porque queda muchísimo por descubrir. A nivel físico va a haber muchas mejoras, con los preparadores físicos, la gente va a ser más consciente de la importancia de la alimentación, el descanso... Hay nuevas técnicas para recuperarse mejor y a nivel de Primera, que juegan domingo, miércoles, domingo, si no tienes un cuidado exhaustivo de tu cuerpo es un ritmo inviable.

- ¿Sería capaz de destacar dos o tres compañeros que haya tenido y que fuera especialmente talentosos?

- Pues Fran Yeste, del Athletic; Lucas Lobos, que estuvo en el Cádiz y luego hizo su carrera en México y será uno de los jugadores con más calidad de los que he compartido vestuario. Y luego, cuando te enfrentabas a gente del Barcelona y Real Madrid se notaba que tenían algo especial.

- ¿Y cuál es el jugador más difícil de marcar, ese con el que soñaba por la noche?

- Me tocó algún partido contra Ronaldo, el gordito, y la verdad es que la capacidad que tenía de desborde era espectacular.

- ¿Qué le ha dado el fútbol durante todos estos años? Si echa la vista atrás, ¿con qué se queda?

- Me quedo con el día a día, con el venir a entrenar con mis compañeros. Es lo que me hace seguir viniendo con la ilusión. Lo que disfrutas entrenando, lo que disfrutas en el vestuario, lo que disfrutas preparando un partido. La adrenalina de enfrentarte a un equipo que quiere superarte. Los éxitos y las derrotas siempre van a venir, están ahí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos