U.D. LOGROÑÉS - LEALTAD

«No vamos a perder la confianza»

Sergio Rodríguez, en un entrenamiento en el Mundial'82, coloca las 'huellas' para la realización de un ejercicio. :: fernando díaz
Sergio Rodríguez | Entrenador de la UD Logroñés

"Hemos dejado de hacer ciertas cosas, pero no es que antes hiciéramos todo bien y ahora lo hagamos mal"

CARLOS FERRERLOGROÑO.

Ha sido una semana intensa para la UD Logroñés. Se trata de olvidar cuanto antes las derrotas de la semana matea y volver a jugar como el equipo sabe en Les Caleyes.

- ¿Cómo están sus jugadores?

- Ya hemos olvidado lo que ha pasado la semana pasada, que ha sido bastante mala, y estamos centrados en el partido del Lealtad.

- Allí han ganado Burgos y Leioa. ¿Qué espera del partido?

- Hemos visto al Lealtad y es un equipo que cree en el juego directo, que domina las segundas jugadas, que es potente en la estrategia. Tenemos que llevar el partido a nuestro terreno. Hemos trabajado sobre lo que nos vamos a encontrar. Tenemos mecanismos para atajar su juego y mandar con el nuestro

Más

- ¿Quiénes son sus referentes?

- Es un equipo bastante aguerrido. Tienen un punta, Montero, que no sabemos si llegará a tiempo, porque anda con molestias musculares. Es un chico de mucha envergadura, capaz de bajar el balón y con el que juegan mucho para iniciar el trabajo de ataque. Tiene potencial en la banda izquierda con Roberto y con Rodrigo en la media punta. En el medio tienen mucha posesión con Mendi y Porto. Es un equipo con una plantilla bastante completa y cualquiera que juegue lo va a hacer bien.

Exigencia y filosofía

- ¿En que ha sido más exigente la semana, en el aspecto físico o en el anímico?

- Ha sido una semana normal. Seguramente todos hemos vivido estas cosas, que forman parte del fútbol, y las asumimos como tales. Hay veces que las cosas salen mejor, que los resultados o la suerte acompañan más, y hay veces que no estás bien.

- ¿Mantiene su filosofía?

- No va a cambiar, porque nuestra idea de fútbol esta basada en el perfil de los jugadores que tenemos. Lo que no vamos a hacer es jugar a algo para lo que los futbolistas no están preparados, porque sus condiciones no son esas. Eso no quiere decir que todo el día tengamos que tener la pelota o jugar en corto. Tenemos bastantes variantes, pero si que es cierto que no somos un equipo en el que el golpeo largo o segundas jugadas sean nuestra virtud. Nos podemos adaptar, pero tenemos que llevar el partido a nuestro terreno, donde somos más fuertes.

- ¿Tal vez la defensa no está siendo tan segura como debiera?

- Hemos dejado de hacer ciertas cosas. No es que antes hiciéramos todo bien y ahora lo hagamos mal. Pensamos que desde lo defensivo podemos mejorar en todo lo demás. Tenemos que recuperar lo que hemos hecho en otros momentos y ponernos un poco las pilas, trabajar como equipo a nivel defensivo y, luego, a nivel ofensivo, utilizar las muchas variantes que tenemos.

- Como hace dos años, la Copa parece haber mermado la capacidad del equipo en estas fechas.

- A nivel anímico entiendo que el partido de Formentera fue muy duro, porque era importante para nosotros, para el club y para que la gente de Logroño viera a un club de Primera. En el nivel anímico sí que ha podido pasar factura. Son situaciones que se dan en el fútbol y que hay que asumirlas y superarlas. No creo que sea ni el primer obstáculo que hemos pasado todos ni va a ser el último.

- Parece que el juego del equipo es más previsible.

- Yo creo que no. Si analizamos los tres partidos que hemos perdido, el día del Burgos nos costó, pero no fue mejor que nosotros. En Formentera fuimos bastante superiores, pero tuvimos un par de jugadas desafortunadas, nos hicieron gol y en lo anímico nos pasó factura llegar a la prórroga. Y el domingo hicimos una muy buena primera parte, pero en la segunda bajamos, perdimos el equilibrio en el medio campo. Más que un error de los jugadores, fue un error mío, porque me tengo que anticipar a esa situación. No supe hacerlo, nos metieron el gol y, a partir de ahí, todo nos pasó factura. Pero esto son situaciones normales que se dan y hay que superar. Es lo que transmito a los jugadores. Hay que estar tranquilos, porque parece que la confianza se resquebraja y yo pienso todo lo contrario. Cuando las cosas no salen hay que confiar todavía más en lo que se está haciendo bien.

- ¿Por qué se perdió el centro del campo ante el Caudal?

- Hay que entender las circunstancias del partido. Empiezan las prisas, las sensaciones por lo que llevamos acarreado toda la semana. Son situaciones que nos deben servir para no cambiar nuestra forma de jugar, sino seguir confiando hasta el final. Así tenemos más opciones para competir y para ganar los partidos.

- Cuando no domina esa parcela, el equipo sufre mucho más.

- Eso sí, porque somos un equipo al que le gusta tener la posesión del esférico en un alto porcentaje. Cuando hacemos la presión y estamos muy alejados, empezamos a sufrir y eso es un problema. Pero el otro día el equilibrio lo habíamos perdido por circunstancias y la no reacción en el banquillo fue un lastre para el equipo.

- ¿No se tiro demasiado de épica al final para intentar empatar?

- Los últimos diez minutos fueron los últimos coletazos de un equipo que necesita ganar, con balones más largos, situaciones más rápidas. El Caudal se metió muy atrás y eso nos permitió hacer ese tipo de juego en los últimos minutos.

Fotos

Vídeos