Es tiempo de calma en la UDL

Miguel Martínez se ejercita en un entrenamiento de la UD Logroñés. /Fernando Díaz
Miguel Martínez se ejercita en un entrenamiento de la UD Logroñés. / Fernando Díaz

Miguel apuesta por el trabajo y por olvidar el pasado para aprovechar un final de temporada muy incierto

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Miguel Martínez ha sido durante febrero el jugador más destacado de la UD Logroñés para Diario LA RIOJA. El portero acumula buenas puntuaciones semana tras semana, pero además es una de las voces más autorizadas del vestuario. Quinta temporada en la plantilla, dieciocho campañas repartidas entre Primera, Segunda y Segunda B, un ascenso a Primera con el Zaragoza; otro, a Segunda, con el Alavés, y dos fases de ascenso con la UDL que se suman a las vividas con Albacete y Zaragoza B.

Miguel admite que los últimos dos partidos han sido un «contratiempo» inesperado, porque confiaban en ganar al Lealtad y también en Pamplona ante un adversario que antes del partido «se conformaba con el empate». Marcadores inopinados que a su juicio no deben llenar el ambiente de nerviosismo. «¿Calma? Ahora mismo hay que seguir trabajando como hasta la fecha y mantener la confianza en lo que hacemos. Cada partido estamos generando cuatro, cinco e incluso más ocasiones de gol muy claras, por lo que ese gol llegará y nos permitirá sumar de tres en tres y no un punto, como ocurrió ante Osasuna», apunta el portero, que ha promediado cuatro puntos (sobre cinco) por partido en este mes de febrero.

«No han sido muchos los partidos en los que he tenido que destacar. Osasuna llegó una vez y tuve la fortuna de sacar el balón. La actitud defensiva durante el último mes ha cambiado respecto al pasado año (hasta diciembre), cuando recibíamos goles en todos los partidos. Si mantenemos esa actitud y además somos capaces de estar más acertados en la definición, sumaremos de tres en tres», argumenta para explicar su papel y también para compartir méritos con un equipo que encaja menos goles que en la primera vuelta. «Siempre decíamos que teníamos que mejorar en las áreas y creo que desde enero hemos mejorado mucho en ambas. En las últimas semanas no hemos tenido ese acierto en ataque, pero confiamos plenamente en los jugadores que tenemos y sabemos que con ellos llegarán más goles», añade.

Miguel Martínez Portero de la UD Logroñés «¿Favoritos al play off? No pongo la mano en el fuego por nadie. Puede pasar cualquier cosa» «Siempre decíamos que teníamos que mejorar en las áreas y creo que desde enero hemos mejorado» «Desde que llegué he estado cuestionado. No puedo estar pendiente de lo que se dice»

Sin embargo, febrero no ha sido tan fértil como se esperaba. En marzo, y con la clasificación como referente, aumenta la dificultad; y abril será aún mayor. «A partir de ahora, cada partido es complicado. Hablamos del Tudelano, pero luego visitamos al Leioa, que está en un buen momento; más adelante, a la Real Sociedad,... Todos los fines de semana van a ser complicados. Da igual que sea marzo, abril o mayo. Todos somos conscientes de que hemos dejado pasar oportunidades, pero ya no podemos hacer nada más. Ni vamos a estar siempre lamentándonos ni nos vamos a pegar con una vara. Hay que pensar en lo que tenemos por delante, comenzando por el partido de este domingo frente al Tudelano, que es un buen equipo y un rival directo», asevera.

El Tudelano es uno de los muchos equipos que aspiran a jugar el play off. La lista es larga y en ella se han metido de lleno filiales como Sporting, líder, Real Sociedad y Athletic. «Está claro que van a pelear hasta el final. La batalla será larga, hasta el último encuentro. Ahí es donde se va a resolver todo», comenta el cancerbero que, no obstante, no se atreve a hablar de favoritos claros. «Visto lo que está pasando, no se puede poner la mano en el fuego por ningún equipo. Estamos observando que unos y otros pinchan. Quedan muchos puntos y puede pasar cualquier cosa. Ya hemos visto en anteriores años que equipos que eran líderes con holgura han acabado cediendo esa primera plaza; otros que han estado toda la temporada en play off han salido de él en el último momento y otros más que estaban siempre al acecho y han acabado jugando por el ascenso. No se puede decir nada en este momento», comenta.

Sergio Rodríguez aludía antes de recibir al Lealtad a la importancia de la fuerza anímica para llegar al último partido con opciones. Miguel Martínez coincide en esa apreciación. De hecho, la mente fue fundamental en la recta final de la pasada campaña, cuando el técnico logroñés tomó las riendas del equipo. «No se puede comparar el final de la liga pasada con el actual, pero si ahora mismo tuviésemos que ponernos un objetivo, sería repetir ese final de campaña. Sergio tiene razón cuando dice que el equipo que esté bien anímicamente y que no le afecte la derrota, sino que mantenga su línea de trabajo y piense en lo que está por venir, tendrá más opciones de pelear hasta el último momento. Si te dejas caer por juego o resultados no estarás arriba. Nosotros ya trabajamos pensando en el Tudelano y en la victoria», indica el guardameta.

Y todo ello desde la sabiduría que le dan sus 36 años y sentir que cada domingo se examina, como si fuera un novato. «Creo que siempre estoy cuestionado. Desde que llegue he estado cuestionado. Cuando va todo bien, nadie dice nada, pero cada fin de semana pasas un examen. A unos le gustas y a otros no, pero yo no puedo estar pendiente de lo que se dice, sino estar centrado en trabajar al máximo para ayudar al equipo en sus objetivos. Así llevo cinco años», concluye.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos