Terreno hostil para ratificar la recuperación

Jaime Paredes despeja el balón en pugna con Ñoño, en el entrenamiento de ayer. :: fernando díaz/
Jaime Paredes despeja el balón en pugna con Ñoño, en el entrenamiento de ayer. :: fernando díaz

Los riojanos se citan en un escenario en el que mandan el pensamiento defensivo con novedades en su once y la única intención de cambiar su joven historia La UD Logroñés acude a Tudela, donde no ha celebrado nunca un gol y donde el Tudelano no ha perdido aún, con el objetivo de olvidar su crisis

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

logroño. La UD Logroñés tiene la oportunidad esta tarde de cerrar su primera serie frente a equipos navarros con una victoria que refrende la lograda hace siete días sobre Osasuna, ratifique su salida de la crisis de septiembre y, además, abra las puertas al optimismo de regresar a Las Gaunas con 16 puntos en su casillero y con dos compromisos por delante, Leioa y Real Sociedad, ante unos aficionados que habrán reforzado su confianza en el equipo.

Tudela es la parada inmediata de la UD Logroñés. El reto no es minúsculo, ya que los blanquirrojos se miden a un adversario que suma un punto más, que no ha perdido aún en Liga y que no ha encajado ni un gol en el Ciudad de Tudela, antes conocido como José Antonio Elola. Y a todo ello se suma la historia, que refleja que los riojanos no han marcado nunca en este escenario, aunque tampoco han perdido. Empataron en las dos ocasiones que lo visitaron. Son muchos ya los recintos en los que ha triunfado la UDL, pero no en éste.

«Si no estamos intensos en las segundas jugadas, tendremos problemas», advertía el viernes Sergio Rodríguez. El técnico centra el gran potencial navarro en ese tipo de acciones y en las que se generan a balón parado. Armas de conjuntos que técnicamente tienen problemas, pero que explotan al máximo sus virtudes. El Tudelano se ampara en una férrea defensa, en no complicarse el partido, en salir en largo y en que esos balones sueltos al borde del área le permitan iniciar un ataque rápido y determinante. Parece sencillo, pero cuanto más fácil es el fútbol más complicado es desarrollarlo.

El preparador blanquirrojo cuenta con la calidad como aliada y también con la paciencia y el paso de los minutos. Creen que jugarán a su favor. El Tudelano suma jugadores veteranos, que rebasan los treinta años y confía en que con la posesión de balón puede abrir una ventana a resolver el partido en su recta final. Ahora bien, los blanquirrojos son conscientes de que no pueden arriesgar en la salida de balón sobre un césped duro e irregular y que deben ser más expeditivos en defensa. Dos premisas de obligado cumplimiento. La tercera es la estrategia. «Que no hayan marcado goles a balón parado no quiere decir que no hayan creado ocasiones de gol», recuerda Rodríguez.

El técnico riojano agitará una semana más el árbol para que todos piensen. Ensayó a lo largo de la semana con Alejandro Sotillos y Borja García para una defensa que completarían Caneda y Paredes. Sin embargo, ninguno viaja. Miguel Santos y Ramiro Mayor seguirán en esa zaga, aunque el preparador desplaza también a Iñigo Zubiri.

No serán los únicos cambios, aunque quizá el más llamativo es el que sitúa a Ñoño en la banda derecha cuando habitualmente se mueve por la izquierda. Así, el gaditano volvería al once inicial después de caerse de él en los dos últimos partidos. Y además, la UDL equilibraría su fútbol de profundidad, ya que por la derecha confía en Jaime Paredes. La tercera lectura que refuerza la idea es que los riojanos quieren aprovechar los espacios que Sergio Martínez, más ofensivo que defensivo, deja a su espalda. Ñoño formará línea junto a Marcos André y Rayco García, este último con absoluta libertad de movimientos.

Queda el centro del campo. César Remón ya está a disposición del técnico. Y Álvaro Arnedo, también. Pueden jugar juntos, como lo hicieron en Villaviciosa, pero Rodríguez no ha trabajado así durante la semana. Arnedo bien podría ser uno de los vértices de la medular inicial, con Carles Salvador y Carlos García a sus flancos. La mezcla de ellos también es una alternativa muy interesante.

Nadie ha marcado en Tudela. Barakaldo y Burgos no pasaron del empate inicial, al igual que el Lealtad. Ahora bien, a los navarros también les cuesta marcar en su estadio y cuentan con bajas muy importantes en ataque como Óscar Vega, Ion Vélez o Álex Sánchez. Su único tanto lo lograron el domingo y además fue obra de Iturrioz, portero del Leioa, en propia puerta. Llamativo, pero anecdótico, porque el Tudelano tiene argumentos para superar a la UDL, que viene demostrando que no es un equipo precisamente fuerte en defensa, ni por abajo ni por arriba. Y los ribereños amenazan con colgar muchos balones al área de Fermín, que volverá a ser titular.

Fotos

Vídeos