Temor ante la lesión de Marcos André

Marco Andrés se retira lesionado en el partido del pasado domingo ante el Amorebieta. :: fernando díaz/
Marco Andrés se retira lesionado en el partido del pasado domingo ante el Amorebieta. :: fernando díaz

El brasileño puede sufrir una rotura fibrilar en su muslo derecho y estaría fuera de juego cuatro semanas como mínimo

M. G. LOGROÑO.

«Estiré la pierna para intentar alcanzar el balón y sentí el pinchazo». Así describía Marcos André el momento en el que se lesionó en Urritxe. Pinchazo en la parte posterior del muslo derecho. En el minuto 75 dejaba su puesto a Ñoño, que aún tuvo tiempo para anotar el tercer gol de los riojanos.

El jugador brasileño trabajó ayer en el gimnasio. Suavemente. Después se marchó para someterse a una ecografía que desvelase el alcance de la lesión. Él se temía una rotura de fibras, aunque hasta hoy no conocerá el diagnóstico real. La rotura supone, al menos, un mes alejado de la competición para poder volver con garantías de estar totalmente curado; la elongación, una semana. A lo sumo, dos. Sería la mejor de las noticias, pues el carioca es un pilar muy importante en el sistema de ataque blanquirrojo. Amén de los nueve goles que suma, participa activamente del juego del equipo. Su baja es muy significativa para un equipo que atraviesa por su mejor momento y que de momento ha logrado un botín de quince puntos en los siete últimos partidos, en los que no conoce la derrota.

Su lesión, a falta del cierre del mercado, abre otra interrogante: quién le puede suplir. El recambio natural es Dani Gómez, pero acaba de debutar en la categoría, en Vitoria, y de forma testimonial. Pablo Espina también puede ocupar esa posición, aunque está ofertando un gran rendimiento como segundo punta. La inclusión de Ñoño en la banda izquierda, o de Rubén Martínez, podría colocar a Rayco por detrás del asturiano.

Hay más variantes, muchas más, porque lo que sí parece claro es que Marcos André se perderá el partido del próximo fin de semana. «Sólo he sufrido una rotura de fibras, cuando jugaba en el Celta. Estuve un mes fuera de la competición. Espero que esta vez no haya rotura, aunque las sensaciones no son buenas», admitía el delantero camino de los vestuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos