El susto de Santos se queda en un golpe en la rodilla

Miguel Santos se llevó varias veces la mano a la rodilla derecha, la que le tuvo un año en el dique seco, a lo largo del partido de Villaviciosa. Fue vendado en el descanso y sustituido a la hora de partido. Se retiró cojeando.

Todo parece haber quedado en un mal susto, ya que ayer el jugador se encontraba en buen estado y aseguraba que la rodilla ya no le dolía. Espera estar mañana miércoles a disposición del entrenador. «Noté el dolor, pero seguí jugando. Tuve un poco e miedo porque era la rodilla mala, pero siempre pensé que no tenía nada que ver con la lesión que me tuvo tanto tiempo apartado del terreno de juego. Hoy ya no me duele y espero entrenarme con normalidad en la próxima sesión», decía el zamorano. De todos modos, se le realizará un reconocimiento médico para descartar cualquier lesión.

El que sigue con molestias es Germán Sáenz, que el sábado ya no pudo entrenarse por la distensión del ligamento externo de su rodilla derecha y que ayer tomó parte en la sesión cuando los jugadores hicieron carrera y los diversos ejercicios antes de empezar a tocar balón. Participó en los rondos, pero cuando se pasó a realizar llegadas y disparos desde fuera del área, se fue a recibir tratamiento. Hay que esperar su evolución, aunque se le espera para la sesión de mañana. Los que jugaron más tiempo en Villaviciosa realizaron ejercicios de recuperación y se trataron de las secuelas musculares del partido.

Fotos

Vídeos