Sufrido empate ante un mejor Zaragoza

Pablo Espina intenta llevarse el balón ante un rival. ::
Pablo Espina intenta llevarse el balón ante un rival. :: / Antonio Díaz Uriel

Ángel abrió el marcador en el primer tiempo y Muneta, de penalti, empató en el tramo final

Carlos Ferrer Yábar
CARLOS FERRER YÁBARLogroño

Empate más que sufrido el conseguido ayer por la UD Logroñés ante un Zaragoza superior a lo largo del encuentro, pero que no supo hacer bueno su mejor juego. Los blanquirrojos, que notaron sin duda las bajas de Remón y Germán, con permiso del club, aguantaron como pudieron en el primer tiempo la mejor puesta en escena zaragozana, y se fueron haciendo a su ritmo en el segundo periodo. Muneta, desde el punto de penalti, firmó las tablas después de que Ángel adelantase a los maños tras una indecisión de la defensa riojana al despejar el esférico.

1 UD LOGROÑÉS

Miguel (Fermín, m. 46); Kike (Santos, m. 30), Caneda (Zubiri, m. 46), Bobadilla (Sotillos, m. 46), Paredes (Medrano, m. 63); Benito (Muneta, m. 30), Arnedo (Diego Gordo, m. 46), Salvador, Ñoño (Adrián, m. 63), Guillermo (Espina, m. 30) y Marcos (Dani Gómez, m. 63).

1 ZARAGOZA

Ratón; Benito (Delmás, m. 63), Valentín (Verdasca, m. 63), Grippo (Zalaya, m. 63), Ángel (Lasure, m. 46); Ros (Guti, m. 63), Zapater (Eguarás, m. 46); Papu (Xumetra, m. 46), Buff (Febas, m. 46), Pombo (Alain, m. 63); Iglesias (Rai, m. 63).

Goles
0-1, m. 37. Ángel. 1-1, m. 78. Muneta, de penalti.
Árbitro
César Soto, del Comité Riojano, con Carlos Álvarez y Millán Bárcenas. Tarjeta amarilla a Eguarás (m. 68)
Incidencias
Un millar de espectadores en Las Gaunas. Terreno en muy buenas condiciones. Tarde calurosa.

Lo cierto es que el conjunto blanquirrojo sufrió muchísimo ante un rival de superior categoría que pecó de falta de puntería y de gol. Es lo que tiene jugar contra equipos de más nivel. Se trabaja a destajo, sin poder hacer un juego de calidad, pero también sirve para dejar constancia del esfuerzo de todos los jugadores para evitar que el Zaragoza pasara por encima. Los maños pusieron casi todo, pero sólo consiguieron marcar en un error defensivo riojano. Los hombres de Sergio Rodríguez lograron el empate en una jugada aislada, lo que recompensó su actitud de no dejarse ir ante el mejor juego rival. Eso también vale para el futuro.

Sergio alineó un once con jugadores que aún no tienen cogido el ritmo y que se van adaptando a los métodos del técnico. En el centro del campo faltaba alguien que controlara la zona, Benito y Arnedo lo intentaban, lo mismo que Ñoño, que necesita tiempo para acoplarse. Todo ello redundaba en un mayor control zaragozano y llegada con ventaja hasta el área local. Con la entrada de jugadores más avezados, el partido tomó otras directrices con mejores síntomas en el juego riojano.

El Zaragoza llevó el control del balón desde el pitido inicial. Con un juego fluido y versátil se iba acercando a la portería de Miguel. Buff, Pombo y Pau, apoyándose en los laterales Benito y Ángel, tocaban una y otra vez en la zona de tres cuartos, buscando a Iglesias y moviendo a la defensa riojana. La rapidez de desplazamiento de balón de los maños obligaba a trabajar a destajo en defensa a los blanquirrojos. Iglesias tuvo la primera ocasión, en un balón que cogió adelantados a los centrales, Caneda y Bobadilla, pero disparó fuera.

Miguel evitó dos goles con buenas intervenciones, pero en el minuto 37, el capitán no pudo hacer nada ante un balón que fueron incapaces de despejar los defensas y que quedó a pies de Ángel para que inaugurara el marcador.

La entrada de Muneta, Espina y Santos dio algo más de consistencia a la UD Logroñés, pero sin poder hacer un fútbol fluido con el que romper la defensa rival. Solo Muneta, a balón parado, puso en apuros a Ratón, que rectificó, despejó y evitó el empate.

El segundo tiempo, con muchos cambios en ambos equipos, dio para otra interpretación al juego. La UD Logroñés salió más adelantada, lo que restaba posibilidades de actuación a los medios maños, que ya no tenían tanto campo para ejercer su dominio del balón. Santos, Zubiri, Sotillo y Paredes guardaban mejor el área, pero era en el centro donde se fraguaba la recuperación riojana. Muneta, Diego Gordo y Salvador superaban el centro del campo rival con lo que la defensa sufría menos.

Y en una de esas, el balón llegó a Espina, que pasó a Dani Gómez que fue objeto de un penalti evitable de Zalaya. Muneta estableció el empate en el marcador. Y Fermín, en dos ocasiones, evitó la derrota.

Fotos

Vídeos