Siete días para orientar el proyecto

Siete días para orientar el proyecto

La UD Logroñés cuenta con doce jugadores a una semana de iniciar la pretemporada

M. GLERALOGROÑO

Doce jugadores forman la plantilla de la UD Logroñés a siete días de que comience la pretemporada, inicio fijado para el próximo martes. Doce futbolistas que en este momento son trece si se suma a José Carrillo, que ya tiene una acuerdo verbal con el Zemplín de Eslovaquia, pero falta que se firme la operación a tres bandas, pues conlleva compensación económica para los riojanos.

Sergio Rodríguez apuesta por la continuidad, aunque la plantilla tiene que registrar muchas novedades antes de comenzar a competir. Continuidad en el cuerpo técnico, con Javier Pinedo y Eduardo Valdovinos, y continuidad en la plantilla, donde cuenta con once futbolistas de la pasada campaña después de que César Caneda, Carlos Salvador y Antxon Muneta hayan renovados sus respectivos contratos. El trío se suma a quienes ya tenían contrato en vigor para esta campaña que acaba de comenzar: Miguel, Fermín (porteros); Paredes, Santos, Zubiri (defensas); Titi, César Remón (centrocampistas); y Pablo Espina (delanteros). A estos se suma también Antonio Asencio, Ñoño, extremo de 30 años que llega procedente del Rayo Majadahonda y que hasta la fecha es la única cara nueva.

En esa nómina de jugadores tiene un papel especial José Carrillo. Carlos Pouso le fichó el pasado verano por dos temporadas, pero ni con él ni con Rafa Berges ni con sergio Rodríguez ha jugado. Apenas unos minutos a lo largo de la temporada. Carrillo seguirá su carrera en el Zemplín eslovaco cuando la UD Logroñés y este último firmen toda la documentación de la cesión, que en realidad es un traspaso. Una operación que deja contentas a las tres partes, pero que aún no se ha cerrado por escrito aunque el Zemplín presentará oficialmente al granadino la pasada semana.

La segunda línea de ataque es la más definida, pero dentro del área aún no se anotan nombres propios

Otros tres jugadores que cada día están más lejos del equipo de Las Gaunas son Adrián Pazó, Julio Rico y Mohamed Coulibaly. Los dos primeros entraban en la lista de posibles renovaciones, pero en este momento están fuera de la entidad. Y el tercero es un caso especial.

Deseado por la afición blanquirroja después de sus meses en el equipo, el senegalés ha estado ejercitándose con el Neuchatel suizo y su intención es quedarse en el fútbol de ese país. A la UD Logroñés le interesa contar con él, pero las cifras económicas de uno y otro pueden ser muy distantes. En Suiza puede firmar un mejor contrato y, además, en categoría superior. Coulibaly ha expresado públicamente su rechazo a las especulaciones que se están haciendo en las redes sociales sobre su futuro deportivo.

Plazas vacantes

Es evidente que la UD Logroñés tendrá que fichar a varios jugadores y que, como suele ser habitual, comenzará a trabajar sin la formación cerrada. La marcha de Adrián León al Pontevedra le obliga a firma a un jugador de sus características o similares que compita en la medular con hombres como César Remón, Carles Salvador o Antxon Muneta.

En defensa necesita apuntalar el centro, donde solo se anota el nombre de César Caneda una vez que Pazó y Amelibia no siguen. Y en ataque no cuenta con ningún jugador. Es el gran caballo de batalla de este equipo: la ansiada figura del goleador.

Por otro lado, con el convenio con el Eibar en vigor, la entidad esperará a conocer los descartes del equipo armero. El verano pasado llegaron cinco jugadores, dos se marcharon en enero y sólo uno (Amelibia) rindió como se espera de un acuerdo de este calibre.

Más

Fotos

Vídeos