La salvación que no llega

Edu Payá. :: juan marín/
Edu Payá. :: juan marín

El Lealtad llegará a Logroño en plaza de descenso, con el bloque de siempre, pero con algunos retoques ofensivos que le dan más argumentos

M.G. LOGROÑO.

Cincuenta kilómetros separan Mieres de Villaviciosa, Caudal de Lealtad. El primero tiene sangre minera; el segundo, marinera. A Mieres llegó la revolución futbolística este invierno, donde han construido prácticamente un bloque nuevo en busca de la permanencia; a Les Caleyes, el campo del Lealtad, se han asomado cuatro nuevos jugadores. El reto es el mismo, la permanencia en Segunda B.

La UD Logroñés se encontrará mañana con un adversario reconocible. No ha cambiado de entrenador (Roberto Aguirre) a pesar de los malos resultados, por lo que la idea futbolística no ha variado apenas. Hasta la localidad de la sidra asturiana han llegado dos defensas y dos centrocampistas. Héctor Galiano cambió el Cristo Atlético por el Lealtad; Edu Payá, ex jugador de la UD Logroñés, prueba una experiencia más a sus 25 años; Álex Cruz deja Zaragoza y el Ebro para vivir la experiencia asturiana; y Chema Moreno proviene de Navalcarnero. El resto continúa con el reto de lograr una permanencia cuyos números, a día de hoy, no alcanzan.

El Lealtad sorprendió al Amorebieta en Urritxe en el primer partido de Liga (1-2), pero ya no ha vuelto a ganar lejos de Les Caleyes. Y en su feudo, a duras penas. Tres victorias (UD Logroñés, Real Unión y Caudal). La que celebraron sobre los riojanos fue la primera en casa. Primera e increíble por cómo se produjo, pero aquel día el fútbol dejó patente que siempre gana el que acierta más en la definición, en suma el que más goles mete. En la trastienda quedan fútbol y ocasiones.

El conjunto asturiano es un ejercicio de equilibrio en sus desequilibrados números. Presenta el segundo peor ataque de la categoría, con 17 goles marcados en los 25 partidos jugados. Cifra que sólo empeora el Caudal, con 12 tantos. Pero además, es la quinta peor defensa, con 33 goles encajados, los mismos que el Real Unión y menos que Caudal (37), Osasuna e Izarra (39) y Peña Sport (43). Le cuesta marcar y le cuesta mantener su portería a cero.

Así se entiende que sólo haya sumado cinco puntos a domicilio. Tres en Urritxe y dos más repartidos entre Tafalla y Tudela. Ha perdido en nueve ocasiones como visitante y en ocho viajes no ha sido capaz de marcar. Números que explican su situación clasificatoria.

Aguirre mantiene un sistema defensivo con cuatro hombres fijos en la zaga -Keko, Mendi, Omar y Mauri-, si bien rota en la portería entre Javi Porrón, que suma más partidos en las últimas jornadas, y Tejero. A Álex Blanco le ubica por delante y a partir de ese sexto hombre se crean las variantes: Chema Montero, Álex Cruz o Jorge Fernández por bandas; Rodri, por el centro, con Robert y Medori, mientras que en punta mantiene a Montero, máximo goleador con cinco tantos. Ahora bien, también hay que prestar atención a jugadores como Mendi o Alex Blanco, sobre todo a balón parado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos