U.D. LOGROÑÉS

Renovación con mensaje

Jaime Paredes se ejercita durante un entrenamiento de la pasada temporada. :: miguel herreros
Jaime Paredes se ejercita durante un entrenamiento de la pasada temporada. :: miguel herreros

La continuidad de Paredes hasta el 2020 confirma que la UDL piensa en un proyecto a medio plazo, a pesar de no ascender

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA LOGROÑO.

Hace doce meses, Jaime Paredes y la UD Logroñés tensaron tanto la negociación para renovar el contrato del futbolista que a punto estuvieron de separar sus caminos. Fútbol. Doce meses más tarde, ahora, ambas partes han anunciado que se ligan hasta el verano del 2020. En silencio, sin cruces de palabras. Por sorpresa. Fútbol también. Pero más allá de la renovación, la UDL manda otro mensaje con la fecha: continuidad del proyecto a pesar de comenzar la novena temporada en Segunda B.

Jaime Paredes ha roto la barrera de la temporalidad. De los trece jugadores con contrato en vigor, sólo César Remón y él tienen firmado más allá del 1 de julio del 2018. En el caso del centrocampista, hasta el 2019. Para la entidad, la decisión de Paredes es una buena noticia porque Jaime despierta ilusión en la grada; para el jugador también es un buen acuerdo, pues deseaba quedarse en Logroño. «Ahora me preguntan si me voy a comprar casa», bromea. Quizá habla en serio.

«El club me planteó la posibilidad y yo tenía claro que quería quedarme en Logroño y renovar con la UD Logroñés porque me encuentro muy a gusto aquí», resumía el madrileño, que espera ya en la capital riojana la llegada del martes, primer día de entrenamientos.

Paredes rompe la barrera de la temporalidad en un club habituado a fichar por una temporada

Los números de Jaime Paredes en la UDL son hasta la fecha inmaculados. Ha disputado 69 partidos, todos como titular y rara vez ha sido sustituido. Una vez le mandó Carlos Pouso a la caseta antes de tiempo y se enfadó. Para unos, un mal gesto; para otros, una expresión de ambición por jugar. Mejor enfadarse por no jugar que acomodarse sin enfadarse. Así, Paredes esta llamado a ser de nuevo el gran protagonista de ese carril, porque además es un futbolista cuidadoso con las sanciones y afortunado con las lesiones.

«La gente no se cree que haya firmado por tres temporadas, pero es lo que yo quería. Lo que más valoro es estar a gusto en un sitio. Es lo que ha primado. El año pasado fue mucho más complejo. Incluso, en un momento dado, pensé que se rompía la negociación», admite el lateral.

De momento, estos días le han servido para conocer a Ñoño, que también se ha instalado ya en Lardero. El fútbol les ha unido después de que años antes les enfrentara. «Me gusta lo que está haciendo el club. Esta mañana (por ayer) he estado hablando con Ñoño. Nos conocíamos de una eliminatoria de 'play off' de ascenso, cuando él jugaba en el San Fernando y yo en el Levante. Subió él. Me tocó coger su marca en el partido de vuelta. Es buen futbolista. Y a Germán no le conozco, pero me han hablado muy bien de él», apunta.

Ambos se suman a once jugadores que se conocen de la pasada campaña. Otra curiosidad de este deporte, pues en los primeros meses de la temporada nadie hubiera apostado por renovar el contrato a la mitad de jugadores. «Sabemos que cuando un equipo no funciona, todos los jugadores somos muy malos y no valemos para nada; y cuando los resultados son buenos, todos somos los mejores. Hay que vivir con ello», comenta.

También tendrá que vivir con un grupo de rivales que a día de hoy se desconoce, pero que apunta hacia el enfrentamiento con asturianos, cántabros, vascos, navarros y los castellanos Burgos y Mirandés. «La sensación que me ha dejado esta campaña es que el grupo era más asequible que el de hace dos años. También es verdad que si no comienzas bien, todo se complica. Si ahora mismo nos toca en un grupo con Mirandés y Racing estamos hablando de que ambos serán los dos gallitos del grupo», advierte.

Y en este camino que ha iniciado el club también sorprende que sus dirigentes hablen abiertamente de hacer un «esfuerzo económico» para jugar el play off de ascenso. Más dinero se traduce en poder fichar mejores jugadores, pero nada garantiza el éxito, aunque ayude. «La faceta económica hace mucho a la hora de completar una plantilla competitiva. No te da garantías de jugar 'play off' o ascender, pero es evidente que con dinero se puede contratar a mejores futbolistas», incide Paredes.

Lo que no ha cambiado es el técnico. Sergio Rodríguez fue vital en el final de la temporada riojana. Los veteranos pedían y aplaudían su continuidad. «Me gusta como maneja anímicamente el vestuario, porque es un entrenador capaz de convencer al futbolista. Y por otro lado, coincido con su idea futbolística. Yo, encantado», sentencia.

Fotos

Vídeos