La UDL regresa al trabajo en busca de normalidad

Ñoño conversa con el colegiado, con la roja en la mano. :: f.d./
Ñoño conversa con el colegiado, con la roja en la mano. :: f.d.

Los blanquirrojos se ejercitan esta mañana en el Mundial'82 a la espera de conocer el alcance de la lesión de Álvaro Arnedo

M.G. LOGROÑO.

Después de tres días alejados del fútbol como gran protagonista, la plantilla de la UD Logroñés inicia esta mañana una semana que desembocará en el partido del domingo contra el Gernika (Las Gaunas, 18.00 horas). Una semana en la que a los blanquirrojos les gustaría recuperar la normalidad, pero parece que no será sencillo.

Por un lado, Álvaro Arnedo se somete hoy a una resonancia magnética para conocer el alcance de la lesión en su rodilla izquierda. Es muy complicado que el canterano vuelva a jugar esta temporada, pero mejor que la lesión quede en un esguince del ligamento lateral externo que en un diagnóstico más grave. Si se confirma, necesitará al menos cuatro semanas para superar este inesperado percance.

Por otro lado, Sergio Rodríguez sabe que el domingo no podrá contar con Ñoño ante el club guerniqués, ya que será sancionado por su expulsión en Gobela. Al menos, el técnico recupera a César Caneda, que se perdió ese compromiso por castigo federativo.

Y más allá de estos frentes, cuerpo técnico y médico se afanarán en recuperar a César Remón y Rayco García. Los dos jugaron sus últimos minutos en Zubieta, aunque sus lesiones son diferentes. Rodríguez puede suplir mejor al canario, ya que cuenta con más hombres para ello, pero la alternativa a Remón, sin Arnedo, es mucho más complicada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos