UD LOGROÑÉS - CD ANGUIANO

PRUEBA SUPERADA, CON MATICES

Pablo Espina, felicitado por sus compañeros después del tanto que anotó. :: díaz uriel
/
Pablo Espina, felicitado por sus compañeros después del tanto que anotó. :: díaz uriel

El Anguiano fue mejor en el primer tiempo, hasta que la UD Logroñés supo adaptarse No fue fácil el triunfo de la UD Logroñés en Isla. El Anguiano empezó muy sólido y seguro. Tras el descanso, el dominio blanquirrojo fue claro

CARLOS FERRER

Anguiano. Prueba superada, pero con matices. La UD Logroñés ganó en Anguiano, al final hasta con claridad, pero no fue oro todo lo que relució en el juego blanquirrojo a lo largo de los noventa minutos. De hecho, le costó todo el primer periodo adaptarse al pequeño campo de Isla y al buen juego desplegado por un Anguiano muy bien posicionado y que sabía a lo que tenía que jugar.

0

0

La buena presión de los locales hacía que la salida de los blanquirrojos con balón careciera de la fluidez necesaria para hacer daño. Los azules recuperaban el balón enseguida y se iban al ataque, por las bandas o por el centro, buscando el remate. Mientras, los de Sergio se perdían en un toma y daca sin perpendicularidad, los de Óscar Herreros robaban, salían y percutían. Llegó el primer gol local tras un desvío de Sotillos al disparo de Javi Pavía, pero Fermín se había lucido rechazando el disparo anterior de Íñigo, tras una buena jugada de Miguel por la banda.

Anguiano
Zubiaga; Javi Pavía (Fran, m. 30) (Chocarro, m. 44), Dani, Chocarro (Félix Pavía, m. 30), Miguel (Sergio, m. 30), mateo, Íñigo, Escribano (Edu, m. 30), Sotés, Samuel (Fede, m. 30) y Jorge.
Segundo tiempo
Marius; Cerezo, Félix Pavía, Chocarro (Dani, m. 86); Javi Pavía (Alejandro, m. 84), Mateo (Iván, m. 80), Escribano, Miguel; Íñigo (Sotés, m. 73); Jorge (Edu, m. 73) y Fede (Samuel, m. 80).
UD Logroñés
Fermín; Santos, Zubiri, Sotillos, paredes; Muneta, Remón, Guillermo (Salvador, m. 35), Ñoño; Marcos y Espina.
Segundo tiempo
Miguel; Zubiri, Caneda, Sotillos (Ramiro, m. 63), Paredes (Kike, m 63); Muneta (Benito, m. 63), Remón (Arnedo, m. 54), Salvador, Ñoño (Adrián, m. 63; Espina y Marcos (Dani Gómez, m. 63).
Goles
1-0, m. 7. Javi Pavía; 1-1, m. 53. Ñoño; 1-2, m. 55. Marcos; 1-3, m. 59. Ñoño; 1-4, m. 65. Espina; 2-4, m. 66 Jorge de penalti.
Árbitro
Eduardo Escribano, con Jefferson Acevedo y David Ceniceros.
Incidencias
300 espectadores en Isla.

Los serranos esperaban en el centro del campo, muy juntos, sin perder la parcela y no dejaban que el juego blanquirrojo fluyera como se necesitaba para romper por las bandas. Sólo entre Paredes y Ñoño hacían daño por la izquierda, por donde llegaba cierto peligro, que terminaba por desvanecerse al contacto con el área.

Los delanteros apenas entraban en juego, mientras que Fermín sí que tenía que esforzarse, a tiros de Sotés, Samuel o Fede para evitar otro susto. Sólo al final, una jugada de Ñoño y un disparo de Marcos, bien desviado por Zubiaga, generaron peligro para la UD Logroñés.

El paso por los vestuarios hizo cambiar la decoración sobre el césped. Los blanquirrojos salieron con distinta disposición y con una mentalidad totalmente diferente. Con Caneda mandando en la parcela defensiva y sacando el balón, los de Sergio empezaron a dominar el centro, a salir por las bandas, por las dos, y a llegar al área contraria. La movilidad de la que careció el equipo en el primer periodo era la que llevaba ahora la sensación de peligro en cada balón.

El empate, en el minuto 53, vino en una acción por la banda derecha. Salvador se fue hasta la línea de fondo, la recorrió y envió hacia atrás, al segundo palo, por donde llegaba Ñoño, que empalmó a la red. Una jugada reiterada en los entrenamientos, que dio su fruto. Un error defensivo local, en el 55, propició el segundo tanto, de Marcos André, que estuvo atento en la presión y sacó provecho de la mala cesión de Félix Pavía a su portero.

El mejor tanto fue el tercero, segundo de Ñoño, en el 59. Un pase adelantado espectacular de Muneta, dio con ventaja para el menudo extremo, que pinchó el balón y marcó sobre la salida de Marius de tiro cruzado. El cuarto, en el minuto 65, de Espina, vino de un zapatazo de los suyos que llevó el balón a la escuadra. Todo ello en veinte minutos de dominio, de buen ritmo de juego, disposición y control, aprovechando, también hay que decirlo, que el Anguiano empezaba a bajar en su rendimiento después de un primer tiempo en el que sus hombres se dejaron todo.

Un penalti evitable de Kike sobre Fede, un minuto después, dio con el último gol, de Jorge, para redondear el resultado.

Sensaciones encontradas. Un primer tiempo en el que los blanquirrojos sufrieron demasiado a la hora de controlar el esférico, de romper el excelente esquema defensivo de los serranos, y a la de llegar al área rival, para encontrarse después con una mejoría tras el descanso, emanada de la mayor seguridad en defensa y de la superior concepción emprendida del juego de ataque.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos