Una primera parte para ilusionar

Salvador, Caneda y Ramiro vigilan las marcas. /Antonio Díaz Uriel
Salvador, Caneda y Ramiro vigilan las marcas. / Antonio Díaz Uriel

El conjunto blanquirrojo muestra su mejor cara con los teóricos titulares ante un Osasuna que resolvió en diez minutos La UD Logroñes fue superior al Osasuna en los minutos iniciales, para bajar en la recta final

Carlos Ferrer Yábar
CARLOS FERRER YÁBARLogroño

1 UD LOGROÑÉS

Fermín (Miguel, m. 46); Santos (Zubiri, m. 56), Caneda (Sotillos, m. 80), Ramiro (Kike, m. 67), Paredes (Medrano, m. 85); Arnedo (Bobadilla, m. 85), Salvador (Guillermo, m. 80); Muneta (Gordo, m. 67), Espina (Germán, m. 46), Ñoño (Adrián, m. 72); Marcos (Dani Gómez, m. 72).

2 OSASUNA

Sergio Herrera (Manu Herrera, m. 46); Buñuel (Coris, m. 74), Aridane (Oier, m. 56), David García (Unai, m. 56), Javi Flaño (Clerc, m. 56); Fausto (Mérida, m. 56), Arzura (Perea, m. 80); Mateo (Díaz, m. 80, De las Cuevas (Torres, m. 56), Borja (Olavide, m. 56); Xisco (David Rodríguez, m. 56).

Goles
1-0, m. 22. Ñoño; 1-1, m. 82. Díaz; 1-2, m. 89. David Rodríguez.
Árbitro
Iker Ruiz, con Salek Jatri y Bilal Jebari, del comité vasco. Tarjetas amarillas a Paredes (m. 42), Arnedo (m. 64) por la UD Logroñés y a Fausto (m. 33), Mérida (m. 64) por parte del Osasuna.
Incidencias
Un millar de espectadores en una tarde que comenzó soleada y que se torní fría a medida que se fue ocultando el astro.

Tenía la UD Logroñés un compromiso importante ante el Osasuna y sacó a relucir su mejor estilo en el primer tiempo, cuando Sergio Rodríguez situó sobre el césped un equipo con muchos de los que van a jugar en Liga.

La seriedad y sobriedad defensivas, con Caneda y Ramiro bien compenetrados, dieron paso a una buena salida del balón para buscar la espalda a los rivales tanto por el centro como por las bandas. Ñoño volvió a hacer daño por la izquierda, bien secundado por Paredes cuando hacía falta y Santos se fue hacia adelante con soltura siempre que pudo. En el centro, Salvador y Arnedo contuvieron bien hasta que empezaron a sacar el balón jugado y llevando peligro. Espina trabajó por detrás de Marcos.

Golazo de Ñoño para llevar la iniciativa en el marcador en una primera parte con los riojanos superiores Miguel, que detuvo de forma magistral dos balones, no pudo hacer nada en los goles recibidos

Los riojanos tuvieron a remolque a un conjunto superior y bien pudieron marcar un par de tantos más. En el segundo periodo, con los cambios, la decoración fue totalmente diferente y los navarros llevaron más peligro

Golazo de Ñoño

Comenzó mejor posicionado el conjunto navarro, tocando y mandando en el centro del campo. Pero hasta ahí. Porque los blanquirrojos se mostraban seguros en el balance defensivo, controlaban la situación y buscaban las salidas rápidas para hacer daño por velocidad.

La presión navarra hacía que no se pudiera llegar con peligro. Pero eso duró un cuarto de hora. Tras un saque de Fermín que estuvo a punto de aprovechar Ñoño, los de Sergio Rodríguez se quitaron de encima los miedos y empezaron a tejer mejor juego, por banda, con rapidez, buscando la espalda de los rivales, hasta que llegó el tanto de Ñoño.

En la presión sobre la salida del balón, se hicieron un lío entre los centrales, el gaditano robó el esférico y dribló a Aridane para marcar un bonito tanto ante Sergio Herrera, que nada pudo hacer.

Fue la espoleta que cambió el signo del partido. Los blanquirrojos empezaron a sacar el balón más jugado, con mucha rapidez y buscando la espalda. Y lo consiguieron en dos claras ocasiones, en las que Herrera evitó que Marcos André consiguiera anotar sendos goles, primero con un paradón en la escuadra y después saliendo a sus pies para evitar su remate.

La UD Logroñés se sacudió la presión rojilla y manejó mucho mejor la situación, haciéndose merecedor de la ventaja al descanso.

Aguantando el tipo

Tras el descanso, el Osasuna salió más mentalizado, con el aire a favor y buscando la portería defendida ahora por Miguel, que tuvo trabajo serio en tres disparos que supo despejar abajo, junto a los postes, donde se hace daño. Era mejor el equipo navarro, que también contaba con gente de mayor experiencia y calidad en sus filas en este segundo periodo. Pero los blanquirrojos supieron mantener el tipo , incluso entrando los chavales del filial.

Mostró capacidad de sufrimiento ante un rival de superior categoría que buscaba el marco riojano y que tuvo su premio en el tramo final, cuando se perdieron un poco los espacios con los cambios. Díaz entró sin nadie que le marcara y anotó el tanto del empate, y en el último suspiro, David Rodríguez ganó la espalda a los centrales blanquirrojos para cruzar ante la salida de Miguel.

No es que mereciera más el conjunto riojano, que finalizó el partido prácticamente con el equipo filial, pero en el primer tiempo, en el que el equipo se jugaba la credibilidad, la nota fue de notable alto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos