UNO A UNO

PERFECTOS ATRÁS, SIN ACIERTO ARRIBA

Sotillos intenta rematar de cabeza a la salida de un saque de esquina. :: fernando díaz/
Sotillos intenta rematar de cabeza a la salida de un saque de esquina. :: fernando díaz

SERGIO MORENO

Por las muchas bajas que acumulaba el equipo en defensa, todo hacía presagiar un encuentro complicado. Y sin embargo el equipo lució, estuvo muy serio en todo momento. El asunto se complicó de nuevo de cara a gol. No se acertaron las cuatro o cinco ocasiones claras para haber marcado uno que le hubiera dado los tres puntos que necesitaba.

EL MEJOR

4
Cada vez que se enfrenta a un reto que por edad parece tener perdido... lo supera con creces, de forma sobresaliente. Es un jugador de fútbol profesional con pleno derecho. Un joven por pulir que tiene lo necesario. Ayer suplió a Caneda con brillantez, peleándose con un armario llamado Dani López, que acabó sustituido y secado. Y tiró al equipo hacia arriba en un jugada de empuje, presión, talento y entrega. Genial Sotillos.

Perfecto. Sacó la única clara de la que dispuso el rival. Fue en el cinco. Salió con todo y tocó lo justo el balón para que luego Santos lo despejara sobre la línea. El resto del partido atento en los balones largos a su frontal, seguro por arriba y sin problema alguno.

Tan solo se le vio una vez por el ataque, el resto del partido se empleó a fondo para despejar sin posibilidad de error, y cumplió con creces. Seguro, intenso, rápido y muy sobrio. Consciente de lo que es Gobela.

De esos partidos realmente complicados para un jugador que viene demostrando problemas en la salida de balón y dudas en la defensa de los centros laterales... Y sin embargo estuvo perfecto en estas dos facetas. Con una de sus salidas desde atrás llegó una de las mejores ocasiones del partido, y defendió desde la sobriedad y la sencillez, fuerte e intenso. A la altura.

No cometió errores de bulto, pero quizás sí fue el menos brillante de los cuatro de atrás, o el que más sufrió con Luisma Villa y Aitor Ramos. Se le vio poco por el ataque, siendo difícil este hecho de por sí en Gobela.

La peor noticia del partido. Gobela quedó mudo con los gritos de Arnedo en el minuto 38. Nadie podía tocarle. Estaba roto de dolor. Se retiró en camilla bajo los aplausos de todo Gobela. Apunta a ligamentos. Difícil que vuelva a jugar en este curso. Hasta entonces había estado impreciso, pero eso poco importa cuando una lesión llega cuando más estaba creciendo un jugador de la casa.

Muy impreciso en todo el partido, con Muneta al lado se encargó del situarse por delante de la defensa. Entonces mejoró, estuvo más sobrio, seguro y fue Muneta quien puso el juego y el ritmo. Buena pareja durante la segunda mitad.

Cada día parece más desaparecido. Ha perdido el furor de sus primeros encuentros y sobre todo esa relación con la pelota para decidir partidos. En Gobela se ganan puntos desde el colectivo, pero los partidos se vencen desde lo individual. Rubén Martínez fracasó a la hora de decidir.

Está totalmente frustrado de cara a gol. Tuvo la más clara del partido en la segunda mitad, y sin embargo, por su inseguridad, quiso controlar y luego rematar, cuando al asunto pedía al primera toque. No tuvo tiempo para decidir tras el control. Es cierto que su trabajo entre líneas es imprescindible para el equipo.

De lo poco rescatable del equipo en el aspecto ofensivo. Está a un gran nivel. Ayuda, presiona, y juego. Corre y asiste, y siempre busca el remate, aunque ayer tuvo una que le impidió resolver Lázaro en una falta lejana cuando se iba solo a por el portero. Quizás ahí hubiera llegado el tanto de la victoria. Txemi le sacó con fortuna otra gran jugada del brasileño en la primera mitad.

Vino para ayudar al equipo en este tipo de encuentros. Y sin embargo no entendió absolutamente nada. Fracasó en todo momento contra lo centrales, tanto que se le vio llegar tarde a la disputa en demasiadas ocasiones. Tuvo una, y su disparo fue la constatación de su excesiva frialdad en momentos de necesaria calentura.

Cambió el partido por completo. Fue aparecer Muneta y la UDL se puso a tocar, tanto que el rival reconoció al término del partido que nadie lo había logrado hasta ahora en este recinto deportivo.

Gobela no se adapta sin duda a las virtudes de Ñoño. Pero de ahí a salir expulsado va un trecho. Expulsión injusta a buen seguro, su contacto con el defensor fue leve, pero en el descuento el equipo no puede perder a un jugador vital en Las Gaunas. Error de bulto.

Aportó empuje y dinamismo los diez minutos que estuvo sobre el césped.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos