UNO A UNO

PARTIDO CORAL, PARTIDO MUY COMPLETO

Álvaro Arnedo, derecha, festeja su gol con Paredes. A la izquierda, Ñoño. :: sonia tercero/
Álvaro Arnedo, derecha, festeja su gol con Paredes. A la izquierda, Ñoño. :: sonia tercero

M. GLERA

L a UD Logroñés apostó por el juego coral y por el buen trato al balón. Así logró ser superior al Burgos, salvo durante unos minutos en el segundo periodo. Mejor que su adversario también a balón parado. Y, además, aguantó físicamente hasta el final.

LOS NÚMEROS

5
Asumió el mando del equipo y prácticamente todo lo que hizo lo hizo bien. Y además marcó en una acción de estrategia y evitó el empate de Madrazo. Perfecto.

Cuando tuvo que aparecer, lo hizo, como en un lanzamiento de Adrián Cruz desde la frontal del área y al saque de una falta.

Mejor en labores defensivas que ofensivas, porque además le tocó en suerte Madrazo, jugador muy potente al que frenó casi siempre. Acabó jugando en la banda izquierda, por delante de paredes.

Perfecto en el juego aéreo y al corte. Tuvo más problemas al sacar el balón, sobre todo cuando intentó jugar en busca de compañeros en el círculo central.

Estuvo todo el partido muy pendiente de Adrián y lo cierto es que no pasó por problemas. Eso sí, sufre mucho a la espalda cuando sale de su sitio.

Volvía al once titular. Cerró su banda y se prodigó en alguna ocasión en ataque. No se complicó la vida en defensa. Puso un magnífico balón de gol a Santos desde la línea de fondo.

Escorado una vez más a la derecha, marcó el tiempo del juego cuando lo consideró oportuno y lanzó magistralmente las acciones a balón parado. En el segundo tiempo jugó centrado y elevó su nivel. Dio tres balones de gol.

Más defensivo que ofensivo, sin perder el sitio en ningún momento. Cumplió en uno de sus cometidos como era que Adrián Cruz no estuviera cómodo. Con más espacios en la segunda mitad, apareció mas cerca del área.

Desdibujado en la primera mitad, sin balón y sin espacios. Ayudó en defensa, pero apenas desbordó, cometido en el que es fundamental. En la segunda mitad encontró su espacio, generó mucho peligro y marcó el segundo gol. En ese escenario, es feliz.

No estuvo tan activo como en otros partidos. Jugó más centrado, con menos metros para arrancar y encarar a la defensa rival. Aun así, cuando aparece siempre pasa algo. Muy dudoso el fuera de juego que le señalaron y que impidió el segundo gol riojano. Jugó con molestias físicas.

Más adelantado ante la ausencia de Marcos André. Juega muy bien de espaldas, baja el balón y asiste, pero le falta ese punto de fortuna. Saizar le sacó dos balones de gol, sobre todo un espectacular remate de espuela.

Primeros minutos con la UD Logroñés. Jugó la segunda mitad. Se pegó a la banda derecha, presionó muy arriba y generó el gol anulado a Ñoño.

Se situó en la banda derecha y cumplió los minutos que estuvo sobre el césped. Crece cada día que pasa.

Apenas cuatro minutos sobre el césped, en los que apenas pudo participar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos