El Mundial'82 guarda silencio el día después

La UDL regresa al trabajo diario bajo una atmósfera triste, fruto de haberse despedido de la fase de ascenso, aunque no matemáticamente

M.G. LOGROÑO.

Ayer no llovía sobre los campos del Mundial'82, pero el cielo estaba plomizo. La tormenta no era externa, sino interna, propia de cada uno y todos los jugadores y técnicos de la UD Logroñés que daban comienzo a una nueva semana. Concluirá el domingo (18.00 horas) frente al líder, el Sporting B, pero la competición ha perdido el atractivo de pelear por el 'play off'.

No es un adiós matemático, pero sí realista. El Racing de Santander aventaja a los riojanos en nueve puntos y defiende su cuarta plaza frente al Athletic, que suma tres menos. Ahora bien, el filial tiene el calendario más fácil de los dos, ya que entre sus cuatro rivales se incluyen tres que están a pocos días de confirmar su descenso. En el caso del Caudal, ya es una realidad. El calendario cántabro es mucho más complejo, pero si falla, el Athletic recogerá su testigo. La UD Logroñés necesita una debacle absoluta de ambos para que el milagro se produzca, amén de sumar los doce puntos que aún hay en juego. Una carambola a demasiadas bandas.

Todo eso se reflejaba en el Mundial'82, aunque apenas hay cuentas que hacer. Algunos auguran que la cuarta plaza cotizara incluso a 70 puntos. Una barbaridad. Caras largas, pocas ganas de hablar y un equipo partido entre quienes jugaron en Anduva y los que no lo hicieron. Partido por volumen de trabajo. Muneta ni siquiera se entrenó. Rayco se quedó hasta el último instante, como Cifu, Titi, Rubén Martínez y varios jugadores del filial de Tercera. Anduva deja secuelas físicas, pero sobre todo anímicas, ya que el gran reto se ha esfumado y con él una temporada más. Hoy hay descanso y mañana será el día de comenzar a pensar en el Sporting B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos