U.D. LOGROÑÉS

Miguel Santos vuelve a jugar 405 días después

Miguel Santos, en el partido del pasado sábado. ::
Miguel Santos, en el partido del pasado sábado. :: / Miguel Herreros

El blanquirrojo, que inicia su cuarta temporada, ha pasado 13 meses recuperándose de la rotura del ligamento cruzado de su rodilla El zamorano, que se lesionó el 12 de junio del 2016, disputó 45 minutos frente al Alavés y lució brazalete

M. GLERALOGROÑO.

«No voy a olvidar nunca esa jugada, nunca. Fue muy tonta. Como, mil veces más, fui a por el balón, mi rodilla chocó con un rival y la pierna derecha se me quedó atrás, clavada. No me explico cómo pudo pasar».

Son palabras de Miguel Santos (Zamora, 1991). Las pronunció poco después de pasar por el quirófano en Madrid, el 30 de junio del pasado año. Días antes, el 12 de junio, se había roto el ligamento cruzado de su rodilla derecha tras chocar con Borja Lasso, jugador del Sevilla Atlético. Último partido de la temporada para el equipo y para el jugador, que comenzaba un largo periodo de recuperación. «No tengo ninguna prisa. Lo importante es recuperar la rodilla perfectamente», decía.

Desde aquel 12 de junio hasta el sábado, 22 de julio, han pasado 405 días. Santos los tiene perfectamente contados. Volvió a jugar a fútbol, a competir, aunque fuera un amistoso de pretemporada. Lo importante era sentirse futbolista, si bien el zamorano no ha perdido por completo esas sensaciones en estos trece largos meses. Santos es la gran apuesta de Sergio Rodríguez para el lateral derecho junto a Iñigo Zubiri. La campaña que concluyó el 30 de junio fue de trabajo en silencio, alejado de los domingos, viendo los partidos desde la grada. A sus 26 años recién cumplidos vuelve a saborear lo que es el fútbol.

«Parece una bobada, pero antes de que comenzara el encuentro estaba nervioso y, por otro lado, deseaba que empezara. Entrenas todos los días, pero entrenar y jugar no tiene nada que ver, porque cuando juegas te sientes futbolista», decía ayer el castellano, que además celebraba el inicio de su cuarta temporada en la entidad con el brazalete de capitán.

Santos jugó cuarenta y cinco minutos, la segunda mitad. Afirma que no sintió «miedo», pero sí temores. «Miedo a meter la pierna, no, pero sí dudas sobre mis sensaciones. Ha sido mucho tiempo sin jugar y cuando estás a punto de volver piensas si serás capaz de rendir como antes de la lesión o si mantendrás la explosividad. Me faltan cosas, pero estamos al inicio de la pretemporada. Y una vez que concluyó el partido me sentí como antaño. La lesión está totalmente olvidada. Me supieron a poco esos cuarenta y cinco minutos», admitía el blanquirrojo.

Santos y Zubiri son los hombres elegidos por Sergio Rodríguez para la campaña. Existían dudas acerca de la continuidad de Julio Rico, que acabó el ejercicio de lateral, pero al final el club decidió que tenía cubierto el carril. El propio Rico se felicitaba ayer por el regreso de su amigo. «La alegría tan grande que me da ver en el campo disfrutando a @MiguelSantos7. Grande animal. A disfrutar y a dar alegrías», afirmaba en su cuenta de Twitter. No era el único. «Que alegría más grande cuando ves jugar de nuevo a un hermano como @MiguelSantos7. Te lo mereces por todo lo que has luchado. ¡Éste es tu año!», afirmaba Chevi. «Lo más importante para un jugador es el reconocimiento de tus compañeros, saber que valoran tu trabajo», apuntaba Santos.

El ahora lateral derecho, pero que también ha jugado como interior, como extremo e incluso por la banda izquierda, afirma no sentir «presión» por su regreso, sino «ilusión» ante el futuro que se le abre. «No me voy a autopresionar. Quiero que empiece la competición y quiero hacerlo bien. He perdido un año de fútbol, pero también he ganado un año, porque este tiempo me ha servido para madurar, para crecer y para demostrarme que puedo jugar a fútbol. Además, el míster ha demostrado que cuenta con todos. Este año es muy importante para mí», concluye.

Fotos

Vídeos