Malestar entre los abonados por las largas filas para adquirir entradas

Los abonados pasan por la taquilla número 4 del campo de Las Gaunas/Sonia Tercero
Los abonados pasan por la taquilla número 4 del campo de Las Gaunas / Sonia Tercero

La UD Logroñés lamenta el retraso en la venta, pero indica que sólo se podía disponer de una taquilla para evitar duplicidad de datos

Carlos Ferrer Yábar
CARLOS FERRER YÁBARLogroño

Fueron 4.267 los aficionados que se dieron cita en el municipal de Las Gaunas para el partido contra el Racing. Pero no todos pudieron ver el partido en su totalidad, sobre todo, aquellos abonados del club que tuvieron que soportar una enorme fila en la taquilla número 4 del campo, para acceder al recinto una vez adquirida la entrada correspondiente. Era día de ayuda al club y todos los abonados debían adquirir entrada, al precio de 10 euros,

El malestar de los afectados venía por esa larga fila que se preparó instantes antes de comenzar el encuentro. Esos abonados molestos indicaban que se podían haber aportado soluciones para evitar ese problema, como la venta 'on line' e incluso la venta digital en las propias taquillas. No entendían que hubiera un sólo lugar para comprar las entradas para tanta gente, que además es abonada al club, cuando el resto de taquillas estuvieron prácticamente vacías hasta el inicio del partido.

Desde el club se informaba ayer de que están estudiando la fórmula para poder usar medios tecnológicos en la venta de entradas, así como poder realizar la venta telemática, pero asumían que aún no cuentan con esos medios y que la labor de venta de entradas tiene que hacerse de forma manual.

Miguel Isasi explicaba ayer que «en el carné de esta temporada ya se ha introducido el código 'QR', pero aún no está activado. Estamos trabajando en ello, pero, por el momento no podemos hacer más en el plano tecnológico».

Respecto a que sólo hubiera una taquilla disponible para los abonados, decía: «Pusimos a dos personas para agilizar la venta de entradas, pero no podíamos poner ninguna taquilla más porque no podemos duplicar los listados para el control de acceso. De ahí que sólo hubiera una taquilla».

«La venta de entradas para los abonados estuvo abierta durante toda la semana, pero con poca demanda. El domingo por la mañana, en la sede del club se despachó un gran número de ellas. Y por la tarde, a pesar de estar abierta la taquilla desde las tres, hasta las cuatro no vino el público. Se despacharon en taquilla alrededor de 650 entradas, lo que hizo inevitable esa fila», incidía el directivo blanquirrojo.

Por otro lado, también hubo quejas de los ocupantes de los palcos en la tribuna general, muy cerca de los aficionados racinguistas. Isasi defendió que «la entrada al campo era diferente para unos y otros. Hubo 70 efectivos de la Policía Nacional y el club contrató 12 personas más de seguridad para evitar cualquier problema con los seguidores del Racing. En el vestíbulo y en las gradas no hay vallas de separación, pero la zona alta de la grada estuvo vacía para evitar problemas. Creo que no los hubo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos