Luces y sombras

La UDL intenta reparar en enero los errores cometidos en julio, aunque los aciertos pesan más en su balanza de fichajes

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Iván Aguilar, Germán Sáenz, Carlos García y Borja Gómez. Los cuatro llegaron el pasado verano y los cuatro han vuelto a hacer las maletas este mes de enero. Cuatro jugadores en los que se tenían depositadas muchas esperanzas, pero que han resultado un fiasco. Segundo y cuarto, además, habían firmado por dos temporadas. Luces y sombres en la política de fichajes blanquirroja. Lo mejor, llegados a este punto, las gestiones para romper los cuatro contratos.

Aguilar es quien más jugó en Logroño. Participó en 13 partidos, disputó 756 minutos y marcó un gol, de penalti. El concurso de los otros tres es prácticamente anecdótico. El de Germán Sáenz se reduce a 7 partidos y 79 minutos en Liga; la presencia de Carlos García se dio en 9 encuentros y 280 minutos; y la de Borja Gómez, el último en salir, se traduce en 5 encuentros y 447 minutos sobre el césped.

El adiós del defensa central madrileño estaba cantado desde que se abrió el mercado, pero era necesario llegar a un acuerdo con él. Llegó procedente del Murcia, donde jugó muy pocos partidos, pero venía precedido de una hoja de servicios en Segunda División con Rayo, Lugo, Hércules y Oviedo y en Primera, con el Granada. Y además, zurdo, una de las carencias del equipo de Sergio Rodríguez.

Sin embargo, nunca entró de lleno en los planes del preparador. El momento más visible de esa situación se vivió en el transcurso del encuentro entre UDL e Izarra en Las Gaunas. Tras la lesión de Iñigo Zubiri, la UD Logroñés defendió en inferioridad el córner que dio origen al primer gol navarro porque no se había producido el cambio. Dudas latentes.

Ahora bien, en la política de fichajes no han existido sólo sombras, sino también luces. La que más brilla es la de Rayco García, procedente también del Murcia y faro que guía el juego riojano, amén de ser el máximo goleador blanquirrojo. También está siendo importante la incorporación de Ñoño (7 goles), de Álvaro Arnedo (21 encuentros) y de Ramiro Mayor, que venía a pelear el puesto en el centro de la zaga y que se ha hecho con él sin discusión. A esta lista se puede sumar Marcos André, que aunque llegó la pasada campaña, la UDL estuvo rápida en lograr una nueva cesión por dos años más. Y tampoco hay que olvidarse de Alejandro Sotillos, cedido por el Real Madrid, y que se está mostrando a sus 20 años como un jugador muy interesante que puede tener más recorrido en este equipo, como ya le pasó a Sergio Reguilón.

«A todos los chicos los fichamos con la misma ilusión, unos salen bien, otros no tanto. Respeto absoluto para todos los que han formado parte y formarán de la UD Logrones Todos los fichajes se estudian y trabajan, eso sí también nos equivocamos. Ya nos gustaría acertar siempre», decía ayer Juanjo Guerreros, vicepresidente de la UD Logroñés, a través de su cuenta de twitter.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos