La UD Logroñés suma efectivos

Marcos André y César Remón, en primer plano, ayudan a transportar una portería. :: fernando díaz
/
Marcos André y César Remón, en primer plano, ayudan a transportar una portería. :: fernando díaz

Remón y André podrían jugar en Pamplona, mientras que Sergio Rodríguez prueba con Arnedo en la zaga

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

Logroño. Marcos André y César Remón estarán en condiciones de jugar este sábado en Pamplona, salvo que su evolución experimente un cambio inesperado. Una buena noticia para Sergio Rodríguez, ya que por un lado recupera a su delantero de referencia a lo largo de la temporada y segundo máximo goleador, y por otro incorpora de nuevo a la lista de disponibles a uno de los futbolistas con más experiencia.

Tanto el brasileño como el logroñés se están entrenando durante la semana con el grupo y participando activamente, aunque con las lógicas precauciones. El regreso de los dos permite a Sergio Rodríguez pensar en muchas variantes ante un adversario que viste la misma piel que los dos últimos: vive en plazas de descenso.

Marcos André se ha recuperado de una rotura de fibras que se produjo en el último tramo del partido entre Amorebieta y UD Logroñés , después de haber marcado uno de los tres goles que dieron la victoria a los riojanos. A partir de aquel momento, el carioca se ha perdido los compromisos frente al Burgos, Caudal y Lealtad. Su objetivo era regresar ante Osasuna, pero habrá que ver si Sergio Rodríguez arriesga o mantiene la calma y sigue contando con Pablo Espina o Salva Chamorro.

Tanto Chamorro como Marcos André ofrecen perfiles más puros de 'nueve', aunque ambos son muy diferentes. El primero es un jugador de área, rematador y también ese futbolista capaz de bajar el balón y activar a la segunda línea de ataque. El segundo es un hombre de área, pero al que le gusta salir de ella, caer a banda y encarar para aprovechar una de sus virtudes: la velocidad. Pueden jugar juntos, pero también por separados.

El posible regreso de César Remón da muchas opciones al preparador, pero también le crea un agradable problema. Remón o Álvaro Arnedo. Si juega con un único pivote. Ahora bien, ambos pueden alinearse juntos, como ya han hecho en algún que otro partido que, además, se ha saldado con éxito. Basta con recordar el triunfo sobre el Real Sociedad, en Las Gaunas, o sobre el Amorebieta, en Urritxe. Rodríguez apostó ahí por ambos, con Carles Salvador muy cerca de ellos.

Y por otro lado, le permite jugar qué hacer en el centro de la defensa. Hasta cuatro jugadores pueden suplir la ausencia de Ramiro Mayor. El primero en la lista es Iñigo Zubiri, acostumbrado a jugar, además, en el central izquierdo, que para un diestro es más complicado. A partir de ahí, Sergio Rodríguez puede retrasar a Arnedo, pues conoce la demarcación. De hecho, ya jugó junto a Caneda en Barakaldo, después que de Rayco supliera a Zubiri (minuto 65) en busca de más juego de ataque y de la victoria. «Álvaro (Arnedo) es un jugador muy veloz. Sabíamos que ellos (el Barakaldo) iban a dejar a un jugador descolgado muy rápido y buscábamos poner de manifiesto la velocidad de Álvaro para solucionar este tipo de situaciones. Y creo que lo ha hecho fantástico», apuntó el técnico tras aquel compromiso. Ayer, el preparador ensayó con el canterano más retrasado. Una prueba más, pero no definitiva.

También puede retrasar el preparador a César Remón, al que le sobra oficio y da salida controlada al esférico, al igual que Arnedo; y Alejandro Sotillos, veloz, buena salida también y el de más envergadura de los tres. El madrileño llegó a Logroño con la etiqueta de central, pero con la opción de jugar en el lateral, donde lo ha hecho, y muy bien, con la camiseta blanquirroja.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos