La UD Logroñés multiplica su reto de siempre

Sergio Rodríguez observa a sus jugadores, en un entrenamiento en el Mundial'82. :: justo rodríguez/
Sergio Rodríguez observa a sus jugadores, en un entrenamiento en el Mundial'82. :: justo rodríguez

La plantilla blanquirroja inicia su décima temporada y, quizá, su apuesta más fuerte por el ascenso a Segunda

M. GLERA LOGROÑO.

El 23 de julio del 2009, la UD Logroñés iniciaba sus entrenamientos. De hecho, era la primera sesión de trabajo de su vida, pues acababa de nacer. El Varea, que había logrado el ascenso a Segunda División, daba vida a la Unión Deportiva Logroñés. Josip Vinsjic se ponía al mando de un equipo que arrancaba su pretemporada con dieciséis jugadores. Nombres como los de Ricardo Pisón, Raúl Torres, Diego Cervero, Álex Pérez, Feli Condesso, Nacho Elías, David Olavarrieta... Luego llegarían jugadores como Manuel Rubio u Óscar Arpón.

Nueve años después, la UD Logroñés iniciaba ayer su décima temporada (19.00 horas, Mundial 82). Una fecha muy señalada para un club que, por fin, ha dado el paso para ser eso, un club, y no sólo un equipo. La evolución que ha experimentado esta temporada no es comparable con las ocho anteriores. Estructura deportiva, categorías inferiores, acuerdos con otros clubes, caso de Comillas y Yagüe. Un aire diferente, también en los despachos, donde además se dispone de más dinero para trabajar, como admitió Juanjo Guerreros el pasado martes.

LA PLANTILLA

Porteros (2)
Miguel Martínez e Iván Buigues
Defensas (5)
Miguel Santos, Javier Flano, César Caneda, Mikel Santamaría y Jaime Paredes
Centrocampistas (7)
César Remón, Álvaro Arnedo, Carles Salvador, Andy Rodríguez, Rubén Martínez, Rayco y Ñoño.
Delanteros (3)
Marcos André, Lander Olaetxea y Ander Vitoria.
Entrenador
Sergio Rodríguez

Y es que la atmósfera que ha generado la UD Logroñés desde mayo, cuando acabó la Liga, es diferente. «Buena plantilla, ¿no?», se escucha entre la afición. Y si los números no engañan, buena plantilla. Con diecisiete jugadores y a falta de retoques, se puede decir que la UD Logroñés tiene ante sí quizá al mejor plantel de su historia porque conjuga calidad y experiencia, pero también continuidad, incluso entre aquellos que se han sumado al proyecto, que hasta la fecha son seis futbolistas.

La UDL oferta continuidad, mucha experiencia en esta categoría (y superiores), más gol y más físico Seis jugadores llegan al proyecto, si bien el club aún dispone de tres licencias seniors más

Sergio Rodríguez quería mantener la base de la pasada campaña, que fue la que le sacó de apuros, y que era la misma prácticamente de dos años atrás. Once jugadores continúan, con una columna vertebral definida por Miguel, Caneda, Remón, Rayco y Marcos André. Junto a ellos, Santos, Paredes, Arnedo, Salvador, Ñoño y Rubén Martínez. La expectación se trasladaba una vez confirmada la nómina de lo que podría venir hasta Logroño. La UD Logroñés rompió el silencio como no lo había hecho nunca, con el anuncio del fichaje de un delantero. Primera contratación y un atacante. Tradicionalmente, se dejaba para el final, en busca del chollo que nunca llegaba. Lander Olaetxea abría la lista de caras nuevas. A él se han sumado Ander Vitoria, delantero de enorme deseo; Andy Rodríguez, llamado a ser uno de los grandes nombres propios de la UDL después de cuatro muy buenas temporadas en la Ponferradina; Mikel Santamaría, central zurdo que viene a paliar una larga carencia defensiva; Javier Flaño, experiencia (75 partidos en Primera y 225 en segunda) y polivalencia; e Iván Buigues, que responde al perfil de portero Sub'23 que buscaba el club para acompañar a Miguel. Aún quedan plazas, porque la UD Logroñés dispone todavía de tres licencias para jugadores mayores de 23 años. A ello se suman cinco jugadores del filial: Juan Iglesias, Pablo Bobadilla, Víctor Martínez, Diego Gordo y Guillermo Cabrera.

El equipo que se presenta hoy tiene una media de edad de 29 años. Jugadores como Miguel, Caneda, Santamaría, Remón o Rayco superan las diez temporadas en Segunda B, pero es que además, el primero estuvo cinco años en Segunda y el segundo, once. Otros muchos futbolistas de esta plantilla se acercan a esa decena de campañas. Pero es que además, diez de los dieciséis jugadores superan los 200 partidos oficiales y cinco de estos, los 300. Palabras mayores, aunque a esa experiencia y saber estar sobre el campo habrá que añadirle físico, pues el grupo en el que jugará la UD Logroñés demanda contacto. Las batallas no son virtuales, son reales y sobre el césped.

A la experiencia, la UDL suma gol. Entre todos los delanteros que estuvieron el pasado año y no continúan lograron cuatro goles; los dos que han llegado se van hasta los 24 (17, Vitoria; 7, Olaetxea). Y siguen Rayco (16), Marcos André (11), Ñoño (11), Rubén Martínez (3),... a los que se añade Andy Rodríguez (6). Gol y poder aéreo para un equipo que el pasado año temía las acciones a balón parado; hoy cuenta con futbolista de mayor envergadura y, se supone, que de mayor control de esos balones que llegaban al área y que tanto temor despertaban.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos