La UD Logroñés cuelga el cartel de completo

Rubén Martínez avanza con el balón, con la camiseta del Melilla. :: udl/
Rubén Martínez avanza con el balón, con la camiseta del Melilla. :: udl

El nuevo jugador responde al perfil de mediapunta y llega tras jugar 20 partidos en seis meses con el Melilla El club ficha a Rubén Martínez, que junto aTiti, completará las vacantes

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA LOGROÑO.

Después de unos días de silencio, la UD Logroñés anunció ayer la contratación de su primer refuerzo en este mercado de invierno. Responde al nombre de Rubén Martínez y deja Melilla para jugar en Logroño hasta el 1 de julio del 2019. No es delantero, sino media punta y ocupará una de las dos vacantes que provocaron la marcha de Germán Sáenz e Iván Aguilar. La otra es para Titi. Es decir, como dijo ayer Carlos Pouso con una sonrisa, la UDL tienes todas las fichas completas.

Sergio Rodríguez buscaba un jugador si no de ese perfil, sí muy similar. Lo definió con esa conocida frase de «centrocampista a camino entre Carles Salvador y César Remón». Rubén Rodríguez es más ofensivo que ambos y, curiosamente, ha coincidido con los dos y con Rayco García en Alcoy. Cuatro jugadores de un conjunto, el alicantino, que ascendió a Segunda División.

LA FICHA

uNombre
Rubén Martínez
uNacimiento
8/12/1989. Mahón
uDemarcación
Mediapunta
uAltura
1.67
uPeso
60 kilogramos
uProcedencia
Melilla
uTrayectoria
Alicante (2010-11), Celta B (2011-12), Alcoyano (2013-14), San Andreu (2014-15), La Hoya (2015-16), Llagostera (2016-17) y Melilla

«Estoy muy contento de haber llegado a un acuerdo con el Logroñés. Me han hablado sensacional del proyecto y de la afición. Últimamente he estado siguiendo al equipo y creo que está muy cerca de conseguir su objetivo, que es disputar el play off», comentaba el jugador a través de la página oficial de la UD Logroñés. Discurso deportivamente muy correcto para un futbolista criado en la escuela del Barcelona a pesar de haber nacido en Mahón hace 29 años. Habiendo pasado por La Masía se le presupone calidad y juego de toque, algo que es muy del agrado del preparador blanquirrojo. Sin embargo, falta verle en acción.

Rubén Martínez coincidió en el Alcoyano con César Remón, Rayco y Carles Salvador

Su historial aporta datos, pero numeros y realidad no suelen casar en ocasiones. Aun así, suma 173 partidos en Segunda B, con 17 goles en su cuenta anotadora. Quizá más de último pase que de llegada. «Me considero un futbolista que se siente cómodo en las tres medias puntas y por el carril izquierdo. Intento dejarlo todo sobre el campo y aportar calidad, aunque prefiero que sean otros quienes me definan», indica el futbolista balear.

Entre las notas positivas brilla su actividad, pues hasta la fecha ha completado veinte partidos con el Melilla. Una buena noticia, ya que con esas estadísticas se da por hecho que tiene ritmo de competición y que no habrá que esperar para su debut, salvo por su capacidad para adaptarse. La presencia de tres excompañeros le ayudará, seguramente. «He estado compitiendo entrenándome con el Melilla y en cuanto el míster lo considere oportuno puedo jugar. Coincidí en Alcoy con César Remón, Carles Salvador y Rayco y me han hablado muy bien de la afición y de lo bien que se vive en Logroño, pero sobre todo del proyecto del club. Tengo una gran relación con ellos y seguro que eso me va a facilitar mucho la integración con mis nuevos compañeros», indica el nuevo jugador blanquirrojo. Con dos de ellos, Carles Salvador y Rayco puede jugarse una plaza en el once en mucho partidos, aunque la competitividad siempre hace mejorar a los bloques.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos