«La UD Logroñés está creciendo mucho. La guinda al trabajo que estamos haciendo sería el ascenso del primer equipo»

Sergio Rodríguez sigue un entrenamiento en las instalaciones del Mundial'82 :: miguel herreros/Miguel Herreros
Sergio Rodríguez sigue un entrenamiento en las instalaciones del Mundial'82 :: miguel herreros / Miguel Herreros
Sergio Rodríguez |Entrenador de la UD Logroñés

El técnico riojano repasa un intenso año en el que su vida ha cambiado por completo y también la de la entidad

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Una temporada es muy larga. Un año también. Hace unos meses, Sergio Rodríguez compaginaba su labor docente en Escolapios con su papel de entrenador en categoría Juvenil. Ahora, es la cara más visible de la UD Logroñés. Es el entrenador del primer equipo, el técnico que devolvió la ilusión a los aficionados en las últimas semanas de la pasada campaña y la persona en la que se tienen depositadas muchas esperanzas. Piensa con calma, alejado de ilusiones foráneas. Defiende el crecimiento que está experimentado en club, pero que no se ve, aunque admite que el ascenso supondría poner la guinda al trabajo. Su vida ha cambiado y quiere alterar la monotonía del fútbol logroñés.

- ¿Qué ha supuesto para usted este año 2017 que hoy acaba?

- Un cambio radical en mi vida, porque he cambiado de trabajo y de escenario. Un cambio importante y bonito, ya que no puedo perder de vista que estoy entrenando al principal equipo de mi ciudad en este momento. Un año de retos.

- ¿Y para el club?

- Creo que de puertas hacia adentro está creciendo mucho en su estructura. Estamos haciendo las cosas despacio, pero bien. Lógicamente, la guinda sería que el primer equipo ascendiera algún día.

- Crece, ¿en qué?

- En categoría, en trabajo de club, en metodología, en entrenadores, fisioterapeutas, preparadores físicos... Somos como una familia y se respira un gran ambiente, especialmente de trabajo. Todo eso hace crecer a un club, aunque sabemos que de puertas hacia afuera el escaparate es el primer equipo. Para nosotros es importante consolidar el club y que sea una referencia a nivel de fútbol base.

Más

- Pero entiende que a usted le van a juzgar por lo que ocurra en el primer equipo.

- Eso está claro. Hablo de fútbol base porque creo que es donde más se crece, pero sé que me juzgan por lo que pasa en el primer equipo.

- No sé si es de las personas que miran hacia atrás o no, pero ¿se ha planteado en algún momento si el futuro de la UDL sería ahora mismo diferente si usted hubiera cogido definitivamente el equipo tras la marcha de Carlos Pouso?

- No lo he pensado, pero nunca sabes lo que puede pasar.

- ¿Cuál es la mayor diferencia que ha encontrado con el ascenso de categoría?

- Primero, que ahora es todo mucho más profesional. Con los chavales tienes que tener más mano izquierda y, además, la gestión de los grupos es totalmente diferente. Los entrenamientos los adaptas al tiempo que tienes, pero no varían en exceso.

- Durante esos meses se ha hablado de pocos puntos, buen juego y muchos errores. ¿Llega a obsesionar hablar siempre de lo mismo?

- Obsesionar no, pero sí que debilita. Creo que hemos sido superiores a muchos rivales, pero ellos han sido más efectivos. Y cuando ocurre, te quedas pensativo, pero los lunes vuelves el trabajo diario, ves cómo trabaja la gente y recuperas la ilusión.

- Pero el trabajo en un equipo profesional se da por hecho.

- Sí, aunque es importante que el jugador esté comprometido con el equipo. He estado en equipos en los que no era así. Aquí hay un grupo que siente los errores, que siente cuando la marcha no es buena... Es el primer paso para mejorar. Evidentemente, venir a entrenar al cien por cien es lo mínimo exigible.

- Tiene una plantilla amplia, pero la realidad es que se apoya en 14 jugadores. ¿Por qué ha llegado a esta situación?

- No estoy de acuerdo con esa apreciación, aunque es verdad que los números dicen que es así. Me apoyo en todos porque una parte fundamental es el entrenamiento. Estadísticamente, unos jugadores han participado más que otros, pero eso no quiere decir que no se produzcan cambios. Nosotros elegimos cada fin de semana a los mejores, aunque me importan los veintidós.

- No digo que no le importen, sino que se apoya en un grupo reducido.

- Si miras los minutos, hay 14 ó 15 jugadores que han participado más.

- Cuando se fichan jugadores se hace con la intención de mejorar, pero los números vuelven a señalar que usted confía en el bloque del año pasado más que en las novedades. ¿Tiene la sensación de que no han acertado con las contrataciones?

- No se trata de acertar o no. Es verdad que hay jugadores del pasado año que están muy adaptados a nuestra forma de jugar; hay otros que han llegado nuevos y se han ido adaptando poco a poco; y hay otros más que no han terminado de engancharse. A veces no es cuestión únicamente del jugador, sino también del entrenador, que confía en un perfil de futbolista. Ahora bien, queda la segunda vuelta y puede cambiar.

- ¿Tanto puede cambiar una situación de una vuelta a otra?

- A mí me ha pasado. De no contar para nada a ser protagonista. Para cambiar una situación, el jugador debe dar el cien por cien y demostrar al entrenador que es mejor que los demás.

- Volviendo a la clasificación, ¿hay un exceso de nerviosismo por no ver al equipo en puestos de play off?

- Nosotros no estamos nerviosos, pero entiendo que la gente de Logroño considere que su equipo deba estar entre los mejores. Luego, el fútbol te pone en tu sitio. Acabamos muy bien el año pasado y comenzamos éste ganando. Se generaron una expectativas muy altas, pero los resultados no llegaron y la gente ve ahora el vaso medio vacío. Si la trayectoria hubiera sido a la inversa, lo vería medio lleno. Asumimos que cuando el aficionado considera que el equipo debe estar más arriba es porque le preocupa y le desea lo mejor.

- ¿Sería demasiado duro calificar este 2017 de año decepcionante?

- Para mí no ha sido decepcionante. Hemos competido todos los días y tenemos 29 puntos. No creo que sea decepcionante o pésimo, aunque tampoco fantástico. Aceptamos las críticas educadas y nos sirven para mejorar. Lo hecho hasta ahora nos da opciones de afrontar la segunda vuelta con ilusión.

- ¿Formentera fue un castigo excesivo?

- Mucho, fue un gran castigo por cómo se nos escapó la eliminatoria. Anímicamente también nos afecto. Le dimos muchas vueltas y quizá hubiera sido mejor no hacerlo, pero es que no terminábamos de creer que nos hubieran eliminado con un 0-2 en el minuto 80 de partido y, por otro lado, sabíamos que ese partido era muy importante para el club por lo que representaba la ronda siguiente. Creo que todavía llevamos esa carga, porque pensamos en algo más que en ganar o perder, pensamos en la afición, la ciudad, el entorno...

- Semanas después, sigue siendo difícil de pensar cómo alguien como usted explotó como lo hizo tras perder en Irún.

- Fue el único partido en el que no hemos competido. Ganar nos ponía muy bien en la tabla y perder nos dejaba en tierra de nadie. Lo que dije es que en ese partido nos faltó ambición, que no es lo mismo que decir que no tenemos ambición. Había visto al Real Unión tres o cuatro partidos, estaba en un mal momento y yo sabía que nosotros éramos superiores. Además, en este partido hubo otro error muy importante y lo cometió el entrenador al no rotar a sus jugadores después de unas semanas con partidos los miércoles y los domingos. Ese día no lo dije, pero después de analizarlo, la culpa fue más mía que de ellos.

- ¿Ya se puede decir qué equipos estarán en play off?

- Hay dos que están por encima de los demás: Mirandés y Racing. Y luego hay un grupo con conjuntos que están a un nivel muy parejo. Dependiendo del comportamiento del Sporting habrá una plaza o dos para seis o siete equipos.

- Durante nueve años se están viviendo con la urgencia de ascender. ¿Se ha convertido en un lastre?

- Ascender no es fácil. Félix no demuestra una urgencia por ascender en el sentido de que nos deja trabajar, pero esa urgencia existe. Es muy importante que el dueño te deje trabajar y estoy convencido de que los resultados llegarán. A todos nos gustaría que fuera ya porque la entidad daría un salto cualitativo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos