La UD Logroñés aleja el fantasma de la decepción en el último minuto

Salva Chamorro supera con su disparo a Pagola y marca el segundo gol de la UD Logroñés en el partido del domingo contra el Tudelano. :/Fernando Díaz
Salva Chamorro supera con su disparo a Pagola y marca el segundo gol de la UD Logroñés en el partido del domingo contra el Tudelano. : / Fernando Díaz

Los riojanos entierran recuerdos como los dejados por Barakaldo, Arenas o Leioa, que silenciaron Las Gaunas en el tramo final

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Cuando Víctor Bravo se adentró en el área de la UD Logroñés, superó a Ñoño y Marcos André y anotó el gol del Tudelano después de que Miguel Santos desviase el cuero con su espalda, los viejos fantasmas de Las Gaunas aparecieron. Fantasmas y negatividad. Quizá asomaban en la tensa atmósfera creada desde minutos antes a ese gol logrado en el minuto 76. Vivía el partido un momento de incertidumbre en el que la UD Logroñés no encontraba la vía para superar la asfixiante disposición del Tudelano. Sin embargo, los riojanos aguantaron. No mantuvieron la portería a cero, pero no dejaron escapar la victoria, necesaria para seguir alimentando sus sueños. Lo lograron.

El partido del domingo tenía muchas cuentas pendientes. Por supuesto, entre los adversarios, pero sobre todo personales, de la UD Logroñés. Ese gol navarro hizo que a las mentes de los aficionados regresaran episodios recientes y desagradables, como la derrota frente al Caudal, la angustiosa victoria sobre Osasuna o los empates cedidos ante Leioa, Arenas o Barakaldo. Incluso el firmado en Tafalla, frente a la Peña Sport.

Pocos partidos ha concluido con tranquilidad la UDL en el Municipal. Finales angustiosos ante rivales de los que no se esperaba semejante oposición. Nerviosa fue la última media hora ante el Amorebieta, en septiembre, después de que Ñoño adelantase al equipo (1-0, m. 56) y los vascos se asomarán al área riojana más por empuje que por juego.

El Leioa, al igual que el Tudelano, perdía 2-0 al descanso, pero sí pudo alcanzar el empate

Dos semanas después, el Caudal convirtió el encuentro en un drama. Empataron los riojanos (Ñoño, minuto 27) el gol de Borja Prieto, pero afloraron por primera vez los fantasmas de la derrota en una segunda parte sin remate y que finiquitó Iker Alegre tras un error blanquirrojo.

Osasuna, ya en octubre e inmersos en el vendaval que trajo consigo la derrota en Formentera, también marcó primero en Las Gaunas (Jordan, minuto 18), pero Marcos André firmó su primer doblete de la Liga para dar la vuelta al marcador en veinticuatro minutos, aunque los últimos dieciséis fueron angustiosos porque en aquel momento la UDL era propensa a errar en defensa.

Más

Las visitas de Leioa y Arenas confirmaron que los fantasmas eran ya una realidad. Sobre todo, en el segundo de estos compromisos. La UD Logroñés había marcado por partida doble, Rayco, antes de llegar al descanso de su partido contra el Leioa. Igual que el domingo frente al Tudelano. Los vizcaínos anularon la diferencia con dos tantos de Yurrebaso, en los primeros compases del segundo periodo, y de Oskar, a falta de media hora. La angustia fue creciendo a medida que se acercaba el minuto 90 y la UDL era incapaz de romper la igualdad a pesar de contar con tres oportunidades para ello.

Ese partido incidió directamente en el siguiente encuentro en Logroño, ante el Arenas. Superior futbolísticamente, con más ocasiones de gol, pero después de marcar Rayco, el Arenas empató cuatro minutos después (70). La UDL se bloqueó recordando partidos como el que había jugado quince días antes o la derrota frente al Caudal.

Antes de acabar el año, los riojanos pasaron por similar situación, en Tafalla. Úriz respondió en el minuto 90 al gol que Rayco había logrado en el 74 y privó a la UDL del triunfo.

La visita del Barakaldo fue la última vez que la UD Logroñés se adelantó y acabó cediendo un empate. Muneta marcó de penalti desde los once metros y Buenacasa firmó el empate con aquel gol fantasma del minuto 77. La UDL fue incapaz de dar adelante ese paso que le hubiera sacado de las tablas, que finalmente se firmaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos