Una larga lista de fracasos y escasos aciertos

M.G. LOGROÑO.

Los buenos números que había presentado Iván Aguilar en su etapa en el UCAM Murcia, con el que marcó once goles y logró el ascenso a Segunda B, permitían albergar la esperanza de que pusiera fin al eterno debate del nueve en la UDL. Nada más lejos de la realidad.

El malagueño se ha sumado a una larga lista de fracasos en la UDL que comenzó a gestarse en el año 2012, tras la marcha de Diego Cervero. Sin duda alguna, el fichaje de un hombre de área de garantías es la gran asignatura pendiente de este equipo.

Por la misma situación que Iván Aguilar han pasado jugadores como el asturiano Alejandro Suárez, que llegó a Las Gaunas como un gran delantero, pero que no cuajó. Suárez compartió vestuario con el gallego Gustavo Souto. Tampoco cuajó en Logroño y se marchó antes de tiempo con destino a Kazajistán, primero, y Nueva Zelanda, después. Luego regresó al fútbol español, a Segunda División B.

La lista registró más nombres. Por ejemplo, el de Juanjo, futbolista de nombre cedido por el Cádiz y que había jugado en el Granada de Quique Pina. Salió antes de tiempo hacia Guadalajara. Garban, un menudo extremo salmantino, tampoco tuvo suerte como blanquirrojo, a pesar de la confianza que le dio Pepe Calvo. Sí que triunfo Mario Barco, pero poco después se fue a Lezama.

A esta tripleta le suplió otra que paso efímero por Las Gaunas. La UDL firmó a Iñigo Rodríguez, que pasó más tarde a la SD Logroñés y ahora al Calahorra; Omar Chamadoira, que juega en el Arnedo; y Julen Iriarte, que llegó cedido por el Eibar. Ninguno de los tres fue una referencia ofensiva goleadora.

La lista continúa. Con Carlos Pouso llegó el asturiano Camochu, que no pudo cumplir su contrato; Eduardo Ubis, que también emigró; Carlos Fernández, que cogió billete de ida y vuelta al Villanovense; Luis Morán, seis meses; Álvaro González, que también se marchó sin acabar contrato; y Thaylor o Juanfran. De la etapa de Pouso son también Menudo, que se convirtió en la estrella del equipo; Joel Valencia, Pere Milla, Jordan Gaspar, traspasado al Castilla, y Coulibaly, básico en la segunda vuelta de la pasada campaña.

Iván Aguilar es uno más en una larga lista en la que ahora brilla Marcos André, que llegó cedido por el Celta para jugar en el filial de Tercera, y al que ascendió al primer equipo Sergio Rodríguez. Se ha convertido en la referencia ofensiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos