EL GRAN SALTO

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA PENALTI Y EXPULSIÓN

Del partido de ayer queda una única realidad el Mirandés ganó y la UD Logroñés perdió. El Mirandés es más líder y la UD Logroñés suma una semana más a las puertas de las cuatro primeras plazas. Es ese pasito el que se ha convertido en un gran salto para el cuadro de Las Gaunas, un salto al vacío que no sólo es deportivo, sino que va mucho más allá de lo que sucede sobre un rectángulo de juego y que está enlazado con la esencia de este deporte.

El Mirandés ganó porque es más efectivo en ataque y comete menos errores en defensa. No fue superior en fútbol, pero sí en las dos áreas. Esa es otra realidad. La UDL le generó el primer gol por arriesgar en el minuto 3 de partido y ayudó en el segundo, poco después. El Mirandés no facilitó en nada al fútbol ofensivo local. Es más, lo nubló durante muchos minutos. Ambos equipos ofertan una propuesta radicalmente opuesta. La riojana es más vistosa, porque juega por todo el campo; la mirandesa, más rentable y sólo mueve el balón en ataque, no quiere saber nada de tener el balón en su propio campo. Fuera riesgos.

Ayer en Las Gaunas se dieron cita 5.563 espectadores, con 1.500, aproximadamente, aficionados del Mirandés. Imagínense si la imagen que ofrecía el Municipal hubiera sido mayoritariamente blanquirroja y esos más de 5.000 espectadores, o 5.000, se dieran domingo tras domingo. Un gran salto.

El ambiente de ayer anima a acudir a Las Gaunas. Sólo faltó que la UD Logroñés ganase, que no es poco, pero invita. La regularidad en ese número de espectadores también permitiría al club dar no sólo un salto social, sino también económico y deportivo. Primero, porque tendría más ingresos; segundo, porque con más dinero se puede fichar a mejores jugadores. En definitiva, tendría mucho más potencial. No hay que engañarse. El Mirandés maneja más euros porque un recién descendido recibe una compensación económica. El Mirandés tiene un mayor calado social en su ciudad, más pequeña, que la UDL en la suya, mucho más grande. El Mirandés elige a los jugadores que quiere fichar; la UD Logroñés contrata a futbolistas que no entran en los planes de equipos como el Mirandés, más allá de la idea futbolística. El Mirandés desplaza a 1.500 espectadores en noviembre; la UDL, a 500, jugándose la permanencia. Por sí sólo, esto no garantiza que vayas a salir del pozo que es esta categoría, pero los cimientos serían mucho más fuertes y las opciones de ascenso aumentarían. Miranda disfruta del equipo que ha generado y Logroño también. Es otro hecho innegable. Uno es un histórico de reciente pasado glorioso y otro es un novato al que aún acecha, como a esta ciudad, el fantasma del viejo Logroñés. En suma, el salto que debe dar la UDL para convertirse en un club como el Mirandés sigue siendo aún muy grande.

Si Cervero se ofreció a la UDL cuando no tenía nada y Sergio Rodríguez afirma que sería al jugador que quitase del once del Mirandés. ¿Por qué no está en Las Gaunas? Este salto es de razonamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos