El gran muro del grupo

Julio Rico, que no estará en Las Gaunas, pugna por el balón con Pablo Espina. :: fernando díaz/
Julio Rico, que no estará en Las Gaunas, pugna por el balón con Pablo Espina. :: fernando díaz

El Burgos ha hecho de la defensa una de sus principales virtudes, a las que añade la rentabilidad que le dan los goles que marca

M.G. LOGROÑO.

Rentabilidad. Palabra que define cada gol que consigue el Burgos. El mejor ataque es una buena defensa. Frase que se ajusta también a la filosofía del cuadro burgalés. Y es que este Burgos que entrena Patxi Salinas y que en poco o nada se parece al de la pasada temporada hace del triunfo por la mínima un arte. Sus veintidós partidos se amparan en marcadores cortos, pero también en muchos puntos, 37, los mismos que la UD Logroñés. La diferencia reside en que cada gol que anota el cuadro castellano le reporta 2.05 puntos, rentabilidad que le permite estar peleando por el play off con un poder ofensivo propio de las plazas de descenso.

Chevi, exjugador blanquirrojo, es el último fichaje. Es una de las diecisiete caras nuevas del Burgos. Además de Chevi, acoge a otros exblanquirrojos como Julio Rico y Adrián Cruz. El primero no jugará en Logroño por una inoportuna lesión que le ha impedido participar en los tres últimos encuentros. El concurso de Cruz está en duda. Al trío se suma Cusidor, que hace unos años jugó en Logroño

El Burgos es ahora un equipo más irregular. O más normal. Comenzó la liga enlazando once jornadas sin perder, pero con muchos empates, seis. Es quien más tablas ha firmado del grupo, diez. Demasiadas para un aspirante al ascenso. Marca muy pocos goles, dieciocho, pero es que encaja muchos menos, once. Sólo los filiales del Barcelona (10) y del Atlético de Madrid (9) presentan un mejor bagaje defensivo, pero suman muchos más puntos, 57 el primero y 46, el segundo. Ganan más encuentros. Por cada victoria hay que sumar tres empates. Excesiva exigencia.

Salinas tiene un once definido que se puede ver alterado en esta segunda vuelta con la llegada de Chevi y de Madrazo. Del primero se espera que aporte creatividad ofensiva; del segundo, velocidad por banda. Quería el Burgos fichar un delantero, pero no ha encontrado lo que buscaba. Así, el gol recae en Adrián Hernández (5), Carlos Álvarez (3) y Youssef (3), aunque en Las Gaunas apunta a titular Iker Hernández, en compañía de Adrián.

Su sistema defensivo es incuestionable. Cuatro en la zaga y dos pivotes por delante. Más destrucción que creación. Su escaso poder ofensivo no debe engañar. Ha perdido tres partidos lejos de El Plantío: Racing, Izarra y Amorebieta. Ha ganado al Lealtad, Real Sociedad, Vitoria (la única vez que marcó dos goles como visitante) y Osasuna; y ha empatado en Tudela, Arenas, Miranda y Mieres. Seis goles recibidos; siete marcados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos