El gran deseado en Santander

Carlos Pouso. :: @realracingclub/
Carlos Pouso. :: @realracingclub

La afición racinguista ve en Carlos Pouso al hombre que puede devolver la autoestima al equipo, sacar el máximo rendimiento de cada jugador y, por supuesto, llevarle al ascenso

M. GLERA LOGROÑO.

Carlos Pouso cerró ayer su capítulo en Logroño y puso rumbo a Santander, donde hoy tiene un largo día, con presentación, entrenamiento, etc. Hasta El Sardinero le acompaña Raúl García, que seguirá siendo su segundo. Estaba en la UD Logroñés, en la dirección deportiva, aunque apenas se dejaba ver por Las Gaunas y mucho menos por el Mundial'82. Veía a los rivales de los riojanos y elaboraba informes. Ambos se van libres, no ocurre como en Amorebieta, donde Joseba Etxeberria ha dejado unos miles de euros por romper su contrato y fichar el Tenerife.

Pouso llega a Santander con el viento a favor. A las 21.30 horas, el Racing colgaba en Twitter, esa red que odia Pouso, la foto del técnico con el escudo detrás. Era el deseado. El domingo ya le daban por fichado. Han tenido que pasar cuarenta y ocho horas. Debutará el sábado en Tafalla, frente a la Peña Sport. Debe ganar. Ésa es la única realidad y la exigencia. Lo necesita por el bien de su equipo y porque se mide a un conjunto en zona de descenso.

Las opiniones son unánimes y buenas. El Diario Montañés recoge en su edición de hoy muchas de ellas. Paco Fernández, exjugador del Logroñés y exentrenador del Racing, asegura que el fichaje de Pouso es «acertado» y le desea «suerte». «Es un entrenador muy serio, con mucho recorrido en esto del fútbol. Creo que es un sabio», indicaba.

En la misma dirección semántica camina otro técnico cántabro como Fede Castaños. «Es un entrenador muy experto y con mucho recorrido en Segunda B. Maneja muy bien el vestuario», indica. El periodista Gerardo Sisniega le corona ya y asegura que el nuevo rey de El Sardinero «se llama Carlos Pouso», que ha desechado «ofertas más jugosas» para «aterrizar en Santander».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos