UNO A UNO

GOLES SON AMORES

Rayco, brazos en alto, celebra el tercer tanto de su repertorio y del partido. :: fernando díaz/
Rayco, brazos en alto, celebra el tercer tanto de su repertorio y del partido. :: fernando díaz

CARLOS FERRER

El gol es la esencia del fútbol. Ayer, la UD Logroñés dejó que el Athletic llevara el control del partido, que jugara más el balón, para matarle a la contra, buscando los resquicios que dejaban los bilbaínos en momentos puntuales para hacerles daño. La de ayer fue una actuación coral de los blanquirrojos con un hombre determinante arriba, Rayco García que puso la guinda al juego riojano.

LOS NÚMEROS

5
No entró mucho en juego por la banda izquierda, pero cuando se fue hacia el centro se convirtió en un jugador letal. Un triplete que le aúpa como máximo goleador del equipo. Ayer fue el mejor.

Tuvo que trabajar a fondo en dos ocasiones y lo hizo con solvencia. No pudo hacer nada en el tanto encajado. Dominó el juego aéreo a lo largo de todo el encuentro y no tuvo problemas por abajo.

Buen partido del zamorano hasta que fue sustituido. Corrió la banda y dio buenos balones en carrera, además de evitar que Muñoz hiciera daño por esa banda.

Otro excelente partido del central blanquirrojo El vitoriano se apoyó en su experiencia para sacar muchos balones y anticiparse a las acciones de los rivales.

Bien en su labor, impidiendo que los delanteros rivales hicieran su juego cerca de la portería propia. Vio una tarjeta al evitar en falta una ocasión de peligro.

El error que propició el gol del Athletic no merma demasiado su buena actuación durante todo el partido, sobre todo en el primer periodo.

El bilbaíno está en su mejor momento. Ayer controló, trabajó en el aspecto defensivo y supo dar balones con peligro a sus compañeros. Suyo fue el centro del segundo gol.

Incansable hasta la extenuación una vez más en una labor de zapa en el centro del campo. Terminó cargado en los gemelos.

No entra en juego cuando le toca defender como cuando actúa más adelantado. En cualquier caso, trabajó mucho a lo alargo del partido.

Todo lo bueno que hace en la labor de apoyo a la hora de atacar lo pierde cuando tiene la ocasión de rematar. Ayer, además, jugó mermado por un dolor estomacal que hizo que le tuvieran que sustituir.

Cuajó un buen partido cuando cayó a la banda derecha, por donde hizo mucho daño a la defensa rival. Ayer no mojó, aunque tuvo un de ocasiones, pero dio varios balones de gol, sobre todo el tercero.

Fue requerido para trabajar en la banda izquierda más que para crear. Y lo hizo bien, pero se echó de menos su capacidad de desborde.

Entró en un momento complicado y estuvo a la altura. Hizo un par de subidas con peligro por su banda.

Testimonial su presencia en el terreno de juego del albaceteño, pero lo importante para él es que volvió a jugar después de mucho tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos