Dos formas de entender el fútbol

Marcos André se abraza a Ñoño y Fermín, de espaldas, en los últimos minutos del entrenamiento vespertino. /Jonathan Herreros
Marcos André se abraza a Ñoño y Fermín, de espaldas, en los últimos minutos del entrenamiento vespertino. / Jonathan Herreros

La UDL apuesta por la posesión y el juego en corto y combinativo; el Tudelano, por el balón en largo, robar en campo rival e iniciar la segunda jugada

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Objetivo: romper la idea futbolística del Tudelano. Los jugadores de la UD Logroñés se afanaron ayer en trabajar con insistencia en cómo superar a un adversario antagónico en su concepto de este deporte, pero que le pisa los talones en la clasificación porque sus números son mucho más prácticos que vistoso es su fútbol. Los blanquirrojos caminan contrarreloj ya que el miércoles, la nieve cambió sus planes y se recluyeron en el gimnasio y porque este encuentro ha cobrado mayor importancia tras los inesperados marcadores registrados ante Lealtad y Osasuna.

Sergio Rodríguez y sus hombres estuvieron ensayando diferentes formas de atacar. Ya lo hicieron el martes, en la primera sesión de trabajo de la semana. La UD Logroñés cuenta con virtudes suficientes para romper el entramado de un equipo que ha encajado 21 goles, cifra que únicamente mejoran Burgos y Barakaldo y que ha sido capaz de mantener su portería a cero en doce partidos. Pero sobre todo, de un rival cuyas armas son totalmente opuestas a las de los logroñeses.

Los riojanos son, junto a la Real Sociedad B, el equipo que menos acude al recurso del balón en largo de su portero para iniciar el juego. Siete de cada diez ocasiones en las que Miguel Martínez o Fermín Sobrón ponen el esférico en movimiento lo hacen en corto. El Tudelano, sin embargo, es el líder del grupo en esa práctica. En siete de cada diez ocasiones su portero juega en largo en busca de terrenos del adversario, de hacerse con el balón o de iniciar una segunda jugada tras rechace de la defensa rival. Y de paso, ahuyenta peligros en su zona defensiva porque no circula el esférico por ella.

Es en esos metros de la verdad donde el once navarro se siente cómodo. Si la UDL trabaja mucho el pase entre líneas, el Tudelano no presenta una apuesta tan descarada. Los riojanos promedian hasta 91 pases en esa zona de tres cuartos, con un éxito del 71% (64 pases). Es su estilo de jugar. Los tudelanos lo intenta en 87 ocasiones, pero su precisión es menor y se queda en el 65.3% (56 pases)

Más

Y ahí, en tres cuartos, el Tudelano puede ser más letal defensivamente hablando, ya que es el equipo que más balones roba por partido en campo contrario, 29. Cuatro de cada diez balones que recupera lo hace en terreno del rival, lo que refleja su peligrosidad, pues a esa virtud de ser uno de los mejores equipos defensivamente hablando suma los 31 goles que ha marcado en esta temporada. No es la mejor cifra, pero tampoco la peor. Es idéntica, por ejemplo, a la de la Real Sociedad y superior a la del Racing (29), ambos en puestos de play off. Es también en esa parcela donde los hombres de Sergio Rodríguez deben extremar precauciones pues apuestan reiteradamente por iniciar el juego en corto. Esa idea ante un equipo hábil en el robo es muy peligrosa si no se ejecuta sin precisión.

Virtudes de ambos conjuntos que se incluyen dentro de una idea global: querer el balón o sentirse cómodo si el adversario lo tiene. Es decir, posesión, aunque en ocasiones sea engañosa. La UDL apuesta más por tener el esférico en sus pies e incluso presenta mejores datos lejos de Las Gaunas que en ella (55,5% frente a 53,8%), superado únicamente por Real Sociedad y Real Unión en el total; el Tudelano no da tanta importancia a la posesión, que baja hasta el 48,6% global (45,3% lejos del Ciudad de Tudela) frente al 54,6 de los riojanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos