UDL-Comillas: una firma que cambia el escenario

Varios jugadores del Comillas de categoría Juvenil celebran un gol en el Oion Arena. /Sonia Tercero
Varios jugadores del Comillas de categoría Juvenil celebran un gol en el Oion Arena. / Sonia Tercero

El convenio entre UD Logroñés y Comillas abre la puerta a una nueva mentalidad en el fútbol capitalino y riojano

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

La UD Logroñés anunciaba el pasado jueves la firma del convenio con el Comillas después de largas negociaciones. Los blanquirrojos acogen bajo su paraguas a un club anhelado por su forma de trabajar en las categorías inferiores; los azules dan un giro a su política de los últimos años (acaba de cumplir una década) y prefieren apostar por lo que les ofertan en casa a lo que llega desde más allá de las fronteras riojanas. Una firma muy bien valorada por ambas partes que cierra el círculo blanquirrojo... o lo deja abierto con una puerta más complicada de atravesar. Así, el Comillas ha desechado la opción de firmar con el Osasuna, que podría trabajar desde ya en Varea, con el club arlequinado.

«El 13 de noviembre del 2016 comenzamos a trabajar en la propuesta de convenios a otros clubes de La Rioja. Se les ha ofertado a todos durante más de un año. El Yagüe firmó al día siguiente; el Comillas lo ha hecho ahora. Este convenio no se va a volver a ofertar, al menos en tales condiciones, si bien nosotros tenemos las puertas abiertas a todos los que nos llamen».

Así se expresaba Eduardo Valdovinos tras la rúbrica de una relación con el Comillas que se extenderá hasta el verano del 2020. El técnico blanquirrojo evita cifras, pero deja muy claro que se trata de un contrato «por objetivos», sin cantidades fijas. Miguel Ángel Caro, responsable deportivo del Comillas, confirma las palabras de Valdovinos. «Habrá gente que piense que nos vamos a hacer de oro con este contrato, pero se firma por objetivos, que es lo lógico. Los que lo dicen, no han leído el texto», dice.

¿Qué oferta ese convenio? La UD Logroñés tendrá preferencia para fichar jugadores del Comillas, aunque con un máximo de dos por categoría (de Juvenil hacia abajo) e ilimitado en Juvenil y mayores. Lógicamente, esos fichajes tendrán una compensación económica, tanto en el momento del cambio de club como en el crecimiento del futbolista. «El tiempo dirá si es un buen convenio o no. Nosotros hemos pasado página en nuestra relación con el Athletic y con la Oyonesa. Creo que este convenio nos aporta la estabilidad que da la UDL, con su intención de ascender y profesionalizarse más. Ahora mismo, es un club con tirón entre los niños. Quieren ir a la UDL. Lo hemos visto en las pruebas para categoría Infantil y lo veo cuando voy a Las Gaunas. Siempre hay muchos chavales en las gradas y bastantes de ellos son del Comillas», indica Caro.

Ese convenio deja libertad al Comillas para decidir en fútbol 8, donde la UDL no compite... de momento. «Aquí no se obliga a nadie a ir a la UDL. Al final, quienes deciden dónde juega cada temporada el niño son sus padres. El 30 de junio son libres», indica Caro, apreciación que corrobora Valdovinos. «Hay jugadores que quieren estar en la UDL, incluso descendiendo un equipo. Algo estaremos haciendo bien», apuntilla el técnico, que revela que ya han comunicado al Yagüe que le mejoran su convenio para esta próxima campaña.

Si la UDL aporta estabilidad, el Comillas pone sobre la mesa 26 equipos y más de 300 jugadores, entre los que se incluye el equipo de Regional Preferente, que se suma a la estructura. «El Comillas es uno de los clubes que mejor trabajar la base», afirma Valdovinos, que a esta iniciativa suma otra, la creación del centro de tecnificación.

Los problemas del Athletic con los niños riojanos que se destaparon al inicio de esta temporada abrieron el debate sobre el comportamiento que debía tener la UDL. La próxima temporada, el Mundial'82 acogerá un centro de tecnificación en el que trabajarán ambos clubes. «No queremos un gran número de niños (máximo 100). Y será de pago», indica Valdovinos. Lo cierto es que no liga muy bien querer tener a los mejores y que tengan que pagar porque ahí entran los recursos económicos de cada cual. «Si nosotros vemos jugadores que deben estar y no pueden, se pueden aplicar unas becas. Es un centro abierto a todos los clubes de La Rioja. A todos. Nuestra idea es trabajar por niveles y entre semana, no durante el fin de semana», comenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos