U.D. LOGROÑÉS

La explosión de Arnedo

Álvaro Arnedo festeja su gol, el primero en la categoría. Junto a él, Ñoño, que marcó el segundo ante el Burgos. /Fernando Díaz
Álvaro Arnedo festeja su gol, el primero en la categoría. Junto a él, Ñoño, que marcó el segundo ante el Burgos. / Fernando Díaz

El logroñés marca su primer gol en Segunda B y, sobre todo, se reafirma como uno de los grandes de la UDL

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«Álvaro lleva ya seis meses con nosotros y crece cada día que pasa. Para su edad (21 años) es muy importante evolucionar. Además, es un chico de aquí, de la casa, por lo que la alegría es doble. Ahora bien, sabe que tiene que mejorar, aunque su nivel sea alto».

Sergio Rodríguez respondía así después del triunfo de la UD Logroñés sobre el Burgos en Las Gaunas. Le había preguntado Sergio Moreno en rueda de prensa si Álvaro Arnedo se había doctorado en ese partido después de una temporada muy brillante para un jugador novel en la categoría.

Arnedo es una de las debilidades de Rodríguez. Le entrenó en Juvenil División de Honor y, además, ha llegado desde las categorías inferiores. Un motivo de gran satisfacción para un técnico que da una enorme importancia a la cantera y que considera que la ciudad deportiva es muy fundamental en el presente y futuro de la entidad.

«Sé que si Sergio no estuviera en la UDL, yo tampoco estaría. A veces, pienso que ahora estaría en equipos de Tercera»

«Este domingo no lo olvidaré nunca. No he visto a ningún equipo ofertar el juego que practica la UDL»

Lo cierto es que, doctorados al margen, Álvaro Arnedo explotó el domingo como jugador. Completó su mejor partido de la temporada. Jugó, ordenó, se ofreció, marcó el primer gol y evitó el tanto del empate del Burgos en un delicado momento para su equipo. Él fue quien se jugó el físico para quitarle el esférico de los pies a Jon Madrazo cuando se disponía a rematar desde el punto de penalti. A todo ello suma que es un futbolista con un sentido táctico muy bueno, facultad que le permite estar casi siempre muy bien colocado sobre el césped y ofrecer muchas coberturas.

Más

«Las sensaciones de este partido son muy buenas, tanto por el grupo como por mí. Y además, logré el primer gol en la categoría, aunque confío en que no sea el único. Lo más importante es que el equipo sumó tres puntos muy importantes. Los goles deben servir para eso, para que el equipo se beneficie», decía al día siguiente Arnedo, que se mueve mejor sobre el césped que ante el micrófono.

El futbolista regresó al equipo en Amorebieta. Ha jugado en 22 de los veinticuatro partidos de liga y dos más en copa. Una sanción le impidió jugar contra el Barakaldo. La temporada ha estado marcada también por su problemas de pubis, aunque asegura que a día de hoy no tiene «ninguna molestia» gracias al trabajo diario que realiza. Este lunes, de hecho, seguía disfrutando de un gol que se modificó segundos antes. «La jugada estaba ensayada. Tanto Valdovinos como Pineda nos habían comentado que el Burgos dejaba la primera zona libre para la carrera. Sin embargo, cambiamos sobre la marcha. En un principio tenía que ser Caneda el que entrase a ese espacio, pero al final fui yo el que acudí. Lo hablamos antes de que Muneta golpease el balón. Le dije si le hacía bloqueo, me contestó que no y entonces aposté por ir a esa zona. Y marqué. Salió muy bien», desvela.

Era día también para repasar el partido. Arnedo no entiende la anulación de los goles de Rayco y Ñoño. «Esta mañana (por el lunes) lo hemos estado hablando en el vestuario porque hemos visto el vídeo del partido y sobre todo algunas jugadas. Las he visto varias veces y para mí ninguna de las dos acciones es fuera de juego, pero se pitaron y no hay más que decir. Además, este colegiado nos anuló dos goles en Tafalla hace unas semanas. Y también a Rayco y a Ñoño», recuerda, aunque para él la victoria borra todo lo demás. «Este partido lo teníamos marcado especialmente en nuestro calendario. Era importante ganar el Burgos (en el que ayer causó baja Patxi Salinas) y comenzar bien un mes que es muy importante para nosotros ya que nos enfrentamos a Caudal, Lealtad y Osasuna. No podemos dejar escapar puntos ante estos equipos, porque luego nos vienen unos enfrentamientos a priori más complicados. En la primera vuelta ya nos pasó y, desde luego, si no hubiéramos fallado ante Caudal y Lealtad ahora estaríamos mejor clasificados. Podemos errar ante los de arriba, pero no ante equipos clasificados en la zona baja y, en este caso, en descenso».

Álvaro Arnedo vive un momento dulce, pero a la vez complejo. Es un jugador de la confianza máxima de Sergio Rodríguez, pero por otro lado no acaba de renovar su contrato. Asegura que ambas partes siguen «negociando» y reitera que no habrá «problemas» para continuar juntos. «La UDL quiere que siga y yo quiero seguir. El club está apostando por la cantera y para mí es muy bonito haber llegado arriba desde abajo. Todos los chavales ven que es posible jugar en el primer equipo», sentencia.

Los cuatro primeros

Renovación que queda en segundo plano ante el siguiente reto: entrar entre los cuatro primeros. «Ahora mismo sí que es más real alcanzar al Racing, porque son cuatro puntos. Debemos seguir como hasta ahora, pero sobre todo debemos tener confianza en lo que hacemos y las ideas claras», apunta antes de repasar el momento actual de sus rivales. «El Sporting se había alejado mucho, aunque el domingo empató. No era normal su ritmo. En algún momento tenía que bajar su rendimiento. Todos los equipos tienen buenas y malas rachas. El Mirandés iba muy bien y enlazó hace unas semanas tres derrotas consecutivas, pero ha vuelto a ganar; el Racing no pasa por su mejor momento y ha destituido al entrenador; y nosotros ahora sí que vivimos una racha dulce. El fútbol se mueve así. Todos son competitivos, pero no he visto a ningún conjunto ofertar lo que da la UD Logroñés en cada encuentro», añade.

Eso sí, niega que la UDL haya cambiado su trabajo diario. A su juicio, la suerte le sonríe ahora más que antes. «Trabajamos igual que siempre, pero quizá ahora tenemos la fortuna que no tuvimos antes. Había partidos en los que pegaba el balón en alguien y acaba en gol; o lanzaban una falta y entraba. El domingo, el balón de Adrián Cruz pegó en la madera. La UDL sale a ganar cada partido, ahora y antes, pero a veces necesitas también esa pizca de suerte», indica.

Una historia, la suya, feliz. «Es un partido que siempre voy a recordar porque he logrado mi primer gol en la categoría... y por la victoria», indica, aunque no olvida que su fútbol se podía haber quedado reducido a ir de un equipo a otro en Tercera, como les ha pasado a muchos jóvenes jugadores. «Hay momentos en que sí lo he pensado. Estoy convencido al cien por cien de que si Sergio no hubiera estado en la UDL yo tampoco estaría. Cuando juegas en Tercera y no entras en play off ves que estás en un pozo del que es difícil salir», concluye. De momento, no es su caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos