U.D. LOGROÑÉS

Gal examina la nueva dinámica de la UDL

Marcos controla el esférico en un entrenamiento de los blanquirrojos. :: fernando díaz/
Marcos controla el esférico en un entrenamiento de los blanquirrojos. :: fernando díaz

Sergio Rodríguez ha convocado a toda la plantilla para intentar volver a ganar lejos de Las Gaunas

CARLOS FERRER

Los problemas estomacales de varios jugadores de la plantilla blanquirroja pueden constituir ahora mismo el mayor contratiempo para la UD Logroñés ante su partido frente al Real Unión esta tarde (17.00 horas) en el Stadium Gal de Irún.

La sesión matinal de ayer en el Mundial'82 se celebró con la ausencia de dos jugadores, Alejandro Sotillos y Jaime Paredes, que sufrían una gastroenteritis que no les permitía realizar el entrenamiento. El primero se quedó en casa y el segundo estuvo en las instalaciones, pero se fue también sin empezar el trabajo.

Pero no se quedó ahí, porque Antxon Muneta y Pablo Espina tuvieron que retirarse mediada la sesión y ya no volvieron a aparecer para seguir ejercitándose. Borja Gómez y Germán Sáenz también mostraron síntomas a su llegada a las instalaciones, pero se mantuvieron en pie hasta el final, sin recaer.

No se sabe qué fue lo que ha llevado a estos jugadores a sufrir esas molestias, que, en principio, no son excesivamente graves, porque ninguno tuvo que trasladarse a dependencias hospitalarias.

Ese es el principal motivo por el que Sergio Rodríguez ha convocado a toda la plantilla para el desplazamiento a Irún. Se va a esperar a conocer la situación de todos los afectados para ver si pueden viajar o alguno de ellos se tendrán que quedar directamente en casa para seguir recuperándose y estar listos para el próximo compromiso, el domingo en Las Gaunas.

También puede ser que todo haya quedado en un mal día y que los jugadores que sufrieron ayer esos problemas estomacales se encuentren ya en plenas condiciones para jugar. Eso significaría la mejor noticia para el conjunto blanquirrojo antes del partido.

En este encuentro de Gal, al margen de los jugadores que puedan actuar, lo más importante será en muchos momentos el control del balón. El conjunto irundarra juega un fútbol de posesión, de llevar la iniciativa, además de trabajar mucho las segundas jugadas, al ser su campo propicio para ello. Los blanquirrojos han trabajado durante estos dos días la forma de contrarrestar esas situaciones que se pueden dar a lo largo del choque de forma que se puedan revertir en rápidas salidas a la contra con el fin de hacer daño en el esqueleto defensivo del conjunto fronterizo.

En el último entrenamiento se reforzó la idea de una fuerte presión sobre los hombres de la línea de creación irundarra, y a la búsqueda de espacios entre los defensas, con el fin de llegar con peligro a la meta rival.

Se esperaba algún cambio en la formación inicial blanquirroja para este compromiso, debido a que se van a disputar tres partidos en el plazo de nueve días y podría haber descanso para algún jugador.

Tras lo sucedido ayer, parece que Zubiri puede contar para el lateral izquierdo, mientras que se mantendrían los mismos jugadores; Miguel bajo los palos, con Santos, Caneda y Ramiro, en los demás puestos del balance defensivo.

Arriba es donde se podría producir la vuelta de Iván Aguilar a la titularidad, con Rayco y Marcos en los puestos cercanos al área rival. Por el centro se puede mantener el trío que tan buen resultado dio frente a la Real Sociedad B, con Remón en el pivote y Arnedo y Salvador junto a él escorados más hacia las bandas y hacia arriba.

Más

Fotos

Vídeos