En el ecuador del gran puerto

Santos se anticipa de cabeza a Germán, en una jugada del entrenamiento de ayer. :: fernando díaz/
Santos se anticipa de cabeza a Germán, en una jugada del entrenamiento de ayer. :: fernando díaz

La UD Logroñés afronta en Gijón su segundo partido ante los primeros clasificados |Los riojanos se miden a un rival con números de aspirante al play off a pesar de su juventud conscientes de que solo les vale ganar el partido

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Segunda oportunidad. El fútbol es generoso y la UD Logroñés tiene esta mañana (12.00 horas) la opción, una más, de pelear por entrar entre los cuatro mejores del grupo y resarcirse de su derrota en Las Gaunas frente al Mirandés. Los riojanos ya saben lo que significa ganar en Mareo, aunque del pasado sólo se puede extraer el recuerdo. Importa el presente. Ni siquiera el compromiso que vivirá en siete días frente al Racing. Queda muy lejos. A la UDL le urge ganar hoy, porque si no lo hace llegará mucho más necesitada a ese compromiso. Y la necesidad se ha convertido en un modo de vida para este conjunto.

«El equipo está trabajando bien», asegura Sergio Rodríguez. No es suficiente, porque el aficionado y, sobre todo el marcador, viven de lo que ocurre durante los noventa minutos de competición. Cruel, pero real. La UD Logroñés ha ganado en dos de sus cuatro visitas a Mareo, pero no puede vivir de las estadísticas, sino de la realidad y ésta indica que la trayectoria del Sporting B atemoriza a cualquiera: seis victoria y un empate en sus siete compromisos en casa, con quince goles marcados. Números de equipo grande por mucho que alguien pueda etiquetarle de recién ascendido. Su paso por Tercera División fue fruto de un accidente y de la misma forma que cayó, ahora resurge gracias a una camada de futbolistas que sueñan con jugar en El Molinón. «A estas alturas de la temporada no se puede decir que sea una sorpresa», sentencia el preparador blanquirrojo.

Más

Rodríguez y sus hombres acuden a la cita no solo inmersos en un continuo sube y baja en lo que a resultados se refiere, sino también alterados por todo aquello que le impide repetir once hasta recitarlo de memoria. En Mareo no estará Jaime Paredes, que hasta hace un mes lo había jugado todo. Se perdió el partido de Guernica por enfermedad y hoy no juega por sanción. La historia más reciente permite pensar que será Miguel Santos el que ocupe el lateral izquierdo, aunque también jugó en ese carril Iñigo Zubiri en Irún. El navarro viaja; Borja Gómez está descartado por lesión y Cifu, por decisión técnica. ¿Y el lateral derecho? Después de ganar al Gernika, Alejandro Sotillos había sumado puntos, pero la visita del Mirandés reveló a Álvaro Arnedo como el idóneo para ese puesto. Esa es una de las dudas: que el riojano juegue pegado a la cal o que lo haga en el centro del campo. Aquí ha rendido, y mucho, hasta la fecha.

Sergio Rodríguez parece dispuesto a dar continuidad a Iván Aguilar en punta después de su titularidad ante el Mirandés, con Rayco García por detrás y con la opción de caer a banda derecha. La idea de volver a confiar en Arnedo para la medular permitiría a Carles Salvador jugar más cerca del área asturiana, lo que agradecerá su equipo. Y ayer, Rodríguez trabajo Sotillos en el lateral.

El Sporting es un rival complejo. Le gusta el balón, pero no necesita tenerlo para marcar. Sabe jugar con él, pero también sabe esperar al fallo del rival para salir al contragolpe. Y por si sus argumentos no fueron suficientes, sus acciones de estrategia le han dado prácticamente la mitad de los goles que ha marcado hasta la fecha. ¿Cómo defender? Con enorme concentración, tanto en juego como a balón parado. «El Sporting no necesita tener el balón porque tiene gente muy rápida, explosiva, que sale muy bien al contragolpe y que se siente mejor con espacios. Tiene cinco o seis jugadores ofensivos que van rotando. Todos aportan, unos con más minutos que otros, pero todos aportan. Son muchos jugadores y buenos, de ahí su marcha», recuerda Rodríguez, que también pone sobre la mesa la enorme efectividad gijonesa ante la puerta rival. «Hace muchos goles. Genera muchas ocasiones, pero es que las mete», sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos