«Echamos de menos encadenar dos o tres victorias»

Sergio Rodríguez observa la disputa por el balón entre Miguel Santos y Germán, de espaldas. :: /
Sergio Rodríguez observa la disputa por el balón entre Miguel Santos y Germán, de espaldas. ::

El técnico considera que esa nueva racha es lo único que le falta a una UD Logroñés que juega mejor que al inicio de la temporada

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Jugar bien es el deseo de todo el mundo, pero ganar... Vencer es algo único. Sergio Rodríguez analiza el último partido de este año, el que además cierra la primera vuelta. Será mañana contra el Izarra, al que reconoce trabajo, competitividad y resultados, y del que destaca su peligro en las segundas jugadas, punto débil de los riojanos. «Estoy convencido de que podemos llegar arriba», afirma. Lógico. Si no lo piensa el ideólogo, qué futuro le esperaría a sus pupilos. Ahora bien, no esconde que echa de menos una racha de buenos resultados, sino como la del pasado año, si lo suficientemente importante como para responder a los merecimientos hechos.

-¿Con qué ánimo afronta el equipo el último partido del año y de la primera vuelta?

-Estamos bien, con ganas de jugar, sobre todo porque el sábado no logramos el resultado esperado. Cuando durante la semana estás con ese runrún que genera el marcador, deseas volver a jugar y ganar.

«El Izarra es un conjunto competitivo y bueno en las segundas jugadas. Tiene jugadores para ello»

«Veo al equipo mejor que al inicio de la temporada, cuando ganábamos partidos»

-¿En qué momento acaba el runrún y aparece el ánimo de revancha?

- El mismo lunes. Tenemos claro que lo ocurrido es ya pasado y debemos afrontar el próximo partido.

-Habla de la Peña Sport. La vida de éste y del Izarra es muy similar esta temporada. En este momento, ambos están logrando buenos resultados.

- El Izarra está asentado en la categoría y ahora mismo ocupa un puesto en mitad de la tabla que todos le dábamos. Está haciendo las cosas muy bien.

Así juega el... Izarra

- ¿Qué ha cambiado con la llegada de Nacho Martín?

- La verdad es que no le habíamos visto mucho antes del cambio de entrenador. Ahora mismo es un equipo competitivo, porque los navarros tienen esa virtud. Sabe lo que quiere hacer sobre el césped. Saca balones a las bandas y busca a sus puntas y también es poderoso en estrategia.

- Con Martín sólo han perdido un partido lejos de Merkatondoa, frente al Amorebieta. Da la sensación de ser un equipo con cautela defensiva.

- Se arma muy bien en defensa, sobre todo cuando juega como visitante y, además, le están saliendo bien las cosas. Sus resultados son buenos. Nosotros vamos a intentar crearles problemas.

- Uno de los grandes problemas de la UD Logroñés es defender las segundas jugadas. La segunda línea del Izarra suma el 50% de los goles del equipo y otro 30% recae en su punta, en Bolo. ¿Marcan sus goles sorprendiendo con su llegada al área y porque aprovechan errores del rival que generan esas segundas acciones?

- Para estar donde está tiene que ser bueno en las segundas jugadas, porque el 90% de su juego en Merkatondoa está basado en eso. Lo entrenan a diario, lo hacen en los partidos y, además, lo hacen bien. Y además, cuentan con futbolistas para jugar así. Por otro lado, cuando recuperan un balón, lo sacan a las bandas y llegan muy bien.

-En Irún explotó dialécticamente tras perder el equipo y se sorprendió con sus propias declaraciones. Ahora, su discurso ha variado y carga usted con la mochila de la responsabilidad. ¿Por qué ha cambiado ese discurso?

-Porque soy el responsable. No he analizado mi discurso. El otro día les comentaba a los jugadores que me voy del campo con malas sensaciones, pero cuando veo de nuevo el partido, veo a un equipo solidario, que trabaja muy bien, que domina el juego durante muchos minutos y que hace muchas más cosas bien que mal, pero no estamos logrando los resultados que queremos. No podemos pedir mucho más a los jugadores. Es verdad que hay errores puntuales que debemos corregir. Todos cometemos errores, pero la mayor parte de las cosas las hacen bien. Y cuando veo el partido, recupero el ánimo y tengo ganas de que llegue el entrenamiento.

-¿Ellos son conscientes de esos errores individuales?

- Evidentemente, cuando comete un error puntual, sabe que es un error suyo. El que más sufre es el jugador, porque a mí me ha pasado.

-¿Todos sus jugadores se dan cuenta de esos errores?

-Yo creo que sí. No estoy en la cabeza de cada uno de ellos, pero por el perfil de equipo que tenemos, sé que ven esos errores. Ahora bien, somos humanos, no máquinas. No siempre trabajamos de la misma manera. Cuando analizo un partido, veo que hemos sido superiores al rival y pienso que por esta línea van a llegar los resultados. No podemos machacar a alguien por sus errores. Nosotros estamos para ayudar. No sé si he cambiado de discurso o no, pero yo veo al equipo mejor que al inicio de la temporada, cuando ganábamos partidos. Le veo mejor en posesión, en dominio del partido, del juego,... las áreas nos cuestan más. Siempre me he sentido responsable de lo malo.

- En más de una ocasión ha hablado de que el club ha hecho un equipo para estar arriba. ¿Si se gana mañana, aún están a tiempo de llegar a esas primeras plazas?

- Todos los años se hacen equipos para estar arriba, pero hay otros clubes que también tienen potencial. Estoy convencido de que es posible llegar arriba. Ahora bien, debemos encadenar una racha de resultados y sumar puntos. Hay mimbres para pelear por ello.

-¿Es lo que más echa de menos, una racha de buenos resultados?

- Sí. El juego me está gustando mucho, por la lectura que hacemos de los encuentros o por la presión tras pérdida, pero sí echamos de menos encadenar dos o tres victorias porque da confianza y hace que se vean las cosas de otra forma, más pensando fuera del vestuario que dentro. Lo echamos de menos porque creo que lo hemos merecido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos