«ÉCHALE HUEVOS»

SERGIO MORENO. WWW.ELRADIONAUTA.COM

Jamás me tendrás a tu lado cuando digas aquello de «hay que echarle más huevos». Por suerte, en esto del fútbol no se gana por «huevos». Hay otras cuestiones más importantes como la calidad de los entrenamientos, la profesionalidad de cada jugador, el estado físico, también el emocional. Hay cuestiones más importantes que la testiculina como son el trabajo semanal, hasta incluso la dieta que siguen los jugadores. Lo de echarle «más huevos» no solo no me gusta, sino que me asusta un poco.

De ser ésta la receta del éxito, ya existiría una máquina para ejercitar sálvese las partes. Los jugadores serían más bajitos por el peso del asunto, pero a buen seguro en la grada estarían de enhorabuena porque verían ganar siempre a su equipo. Jamás se ha ganado un partido por «echarle más huevos». Se habrá logrado desde la intensidad, desde el acierto, el empuje o probablemente el acierto en los momentos determinantes. En las casas de apuestas -que de variables saben mucho- no existe una métrica sobre esta cuestión en concreto.

Al fútbol se gana desde la pelota, ojo, con o sin ella, y siempre con la cabeza como elemento determinante. Saber qué se está haciendo en cada momento para ganar un partido de fútbol. Dar ese pase porque tiene su razón de ser, aunque desde la distancia de la butaca de plástico no logremos interpretar como del todo decisivo. Es desde la inteligencia desde donde se ganan los partidos. La gestión de cada una de las pequeñas historias que acontecen durante noventa minutos. Si Marcos André da el pase para el 3-0 a Rayco en lugar de tirar de testiculina para marcar sin ángulo, el partido hubiera sido más plácido. Si Marcos André no se hubiera tirado un autopase en su propio campo en el tiempo de descuento no habríamos vivido el susto final con el remate de cabeza de Meseguer. Si Miguel no se hubiera jugado un pase largo con la mano a un Sotillos excesivamente desplegado por el costado derecho, Pagola no hubiera montada una contra tan peligrosa. Si Rayco no hubiera fallado el mano a mano para el 3-1 la historia habría sido más tranquila. Pruebas irrefutables para desmontar eso de «echarle huevos» en el fútbol. Mejor usar la cabeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos