La UDL desperdicia un 2-0 y acaba empatando en casa

La UDL desperdicia un 2-0 y acaba empatando en casa

Dos goles de Rayco en una gran primera mitad se quedaron en nada tras dos chispazos del Leioa (2-2)

LA RIOJALogroño

Una desconexión, una banda que no defiende, un rival que aprovecha la ocasión, y otra victoria que se escapa. La UD Logroñés ha vuelto a demostrar que no es un equipo regular ni capaz de mantener la tensión durante un partido completo. Y sin esas dos cualidades, estar arriba en esta Segunda B no es difícil: es imposible.

La UD Logroñés ha firmado este domingo una primera parte para enmarcar, ante un rival, el Leioa, que no juega tan mal como dice la tabla. En esos primeros 45 minutos todo ha estado bien: jugando mejor, llegando, creando, sin peligro en el área propia y con mucho en la contraria.

Y con goles. Dos, de un tipo al que se le esperaba: el canario Rayco, que dio un recital en estos minutos. Primero la tuvo en el 25, sin acierto, pero luego embocó dos buenos goles, en el 26 y en el 40.

Todo bien, lo dicho: la UDL sabe que pude hacer estas cosas, y jugando así las cosas pintan bien.

Desconexión

Pero la UDL sabe (y eso es un problema para la estabilidad mental del equipo) que es capaz de perder todo lo ganado con el juego en muy pocos minutos de desconexión. Y así, de nuevo: nada más salir, en el 47, Goti se coló por la banda derecha, centró al área, y Yurrebaso marcó de cabeza en el área pequeña. El que centró estaba solo, el que remató también.

Cuando a la UDL le pintan un basto, le tiemblan las canillas. Y mucho. El Leioa olió la sangre por esa banda derecha que Paredes y Ñoño no acertaban a a tapar, y siguió insistiendo. Y en el 61, de nuevo, lo mismo: otra internada de Goti por el mismo sitio, otro centro y otro remate en el área pequeña, esta vez de Óscar García.

Pudo el Leioa hacer el tercero, por la bota del 'ex' Luca Ferrone, pero no acertó. Y ahí pudo reaccionar la UDL. Le costó, porque los golpes de este estilo, que se repiten tanto últimamente, le duelen a un equipo débil de cabeza como éste. Pero cuando despertó, de nuevo mereció más: Ñoño la tuvo clara en el 75, Marcos André clarísima en el 78. Y Rayco firmó otra gran jugada en el 80, pero no concretó el último pase.

En fin, dos puntos que se escapan, y también se escapa algo más: las sensaciones, la alegría y las esperanzas de que este año no vuelva a ser una temporada gris.

Temas

Udl, Leioa

Fotos

Vídeos