UNO A UNO

DESACTIVADOS SIN BALÓN

Álvaro Arnedo golpea el balón con la derecha ante el exblanquirrojo Camochu. :: fernando díaz/
Álvaro Arnedo golpea el balón con la derecha ante el exblanquirrojo Camochu. :: fernando díaz

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

De más a menos en su fútbol y sobre todo en su claridad de ideas para romper los sistemas defensivos de los equipos que se cierran en defensa. Campó con libertad en el primer período, pero en el segundo tiempo sufrió mucho cuando el Caudal adelantó líneas y le robó la posesión. No reaccionó a ese cambio.

LOS NÚMEROS

4
Perfecto una vez más en labores de contención. Siempre atento, haciendo coberturas y sacando el balón desde atrás. Pudo marcar en la única ocasión en la que se atrevió a disparar. Acusó el desorden en el segundo periodo. Acabó jugando en el lateral derecho.

En una ocasión intervino el portero riojano a lo largo del encuentro, y de mérito. No pudo hacer nada en ninguno de los dos goles.

Más centrado en defensa que en ataque, en una única ocasión centró al área, ya en la segunda mitad. La UD Logroñés necesita de él para formar una banda derecha más peligrosa y equilibrar al equipo.

Bien, conjugando juego en corto y largo, dando salida al balón, aunque en ocasiones tiene problemas para encontrar un jugador al que servirle el cuero.

No pasó problemas el central, porque el Caudal no atacó. El segundo gol del club asturiano le pilló fuera de sitio, como a todo el equipo.

Activo como siempre por su banda, estuvo más certero en la primera mitad, donde se mostró peligroso por su banda y no tuvo problemas para frenar a Thaylor.

De más a menos. Muy activo en la primera mitad, firmó algún pase magnífico. En la segunda bajó el ritmo, como el equipo, y de una pérdida suya en la medular llegó el gol de Iker Alegre.

Sigue jugando lejos de la portería y la UDL pierde fuelle sin su empuje. Llegó en alguna ocasión desde la segunda línea y creó peligro, así como cuando conduce y juega en profundidad.

No acabó de encontrar su espacio esta temporada. Juega como segundo delantero, pero quizá rinde más cuando arranca desde posiciones más retrasadas. Y tampoco está teniendo fortuna con el gol, vitamina para cualquier delantero.

Marcó de nuevo en Las Gaunas y tuvo la opción de anotar algún gol más, pero abusa del recorte hacia adentro para buscar el lanzamiento. Aun así, se mostró muy activo en todo momento y dio profundidad al equipo por su carril.

Trabajador, pero necesita mucho más para ser el delantero de referencia. Corre, pelea, vive mucho tiempo fuera del área, pero ayer no remató entre los tres palos.

Entró en los últimos minutos para acompañar a Iván Aguilar en ataque. Se movió, corrió, pero no tuvo ocasión de rematar

Desapercibido en los minutos que estuvo sobre el terreno de juego. Se espera mucho más del canario, pero de momento no es el jugador desequilibrante que todos desean ver sobre Las Gaunas.

Una arrancada suya protagonizó una de las últimas jugadas de peligro riojanas. Pocos minutos sobre el césped.

Fotos

Vídeos