UNO A UNO

DE MÁS A MENOS

Pablo Espina pugna por el esférico. El asturiano marcó ayer su primer gol en liga esta temporada. :: d.m./
Pablo Espina pugna por el esférico. El asturiano marcó ayer su primer gol en liga esta temporada. :: d.m.

SERGIO MORENO

Reflejo de toda la temporada: de más a menos, y con desacierto ofensivo en el momento para haber roto el encuentro.

LOS NÚMEROS

Supera con nota el partido de El Sardinero pese a la derrota de su equipo. Atajó las parables, estuvo acertado con el juego del pies y seguro en los pocos balones aéreos que los locales lograron volver.

Buen partido del joven madridista. Seguro en defensa y decisivo en ataque. Inició con velocidad, arrojo y precisión hasta el tanto riojano en la primera parte. Acabó lesionado y tuvo que ser sustituido.

Muy buena primera parte, y algo más discreto en la segunda, cuando más apretó el Racing.

Aprovecha bien su buen tono físico para competir contra dos referentes ofensivos en Segunda B como son Borja Lázaro y sobre todo Dani Aquino, con gran movilidad. Seguro y se complicó poco.

Bien en defensa, y en la primera parte, con Ñoño, fueron un problema para Gándara. Lograron romper el partido, hasta que el Racing reaccionó en la segunda mitad. A Paredes le costó más parar a Óscar Fernández, que salió tras el descanso.

Durante la primera parte tejió una red en la que Aquino quedó atrapado y el Racing sin recursos ofensivos. Ese buen nivel fue decayendo y el equipo lo notó. De más a menos, como el resto del equipo.

Brillante en la primera parte, desaparecido a partir de la hora de encuentro. Fue el gran artífice de la victoria antes del descanso. Dio el pase que debió haber sido el segundo, de Marcos André.

Aún está lejos de ser el futbolista que era. Mantiene ese talento innato para poner balones determinantes, pero aún le falta la confianza necesaria en su carrera para girar, arrancar, volver...

Impreciso en prácticamente todas sus apariciones. Sobre todo en la segunda mitad. Y sin embargo fue un gran generador de peligro. Capaz de resolver lo más complicado y errar en las acciones más sencillas.

Es un gran futbolista, con un gran futuro por delante, que ha mejorado en esta campaña en todos sus registros... salvo en uno: la definición, la resolución, la suerte última. De cara a gol es todavía impreciso. Cuestión de tiempo. Ayer tuvo el 0-2, y sin embargo Aquino ganó el partido.

Es una suerte verle en el terreno de juego. Tras una lesión demasiado larga e inoportuna regresó para evidenciar que su talento es muy importante.

Desde un físico fantástico, con velocidad, altura y un buen pie derecho, debutó el jugador del filial en El Sardinero. Le dio tiempo a defender y a sumarse al ataque con desparpajo y tres buenos centros para los que no hubo remate.

Jugó durante los últimos diez minutos. Un par de malos controles, un par de buenas peinadas, y un remate de cabeza demasiado desviado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos