C.D. LOGROÑÉS

Una cuestión de convicción de intensidad

Marcos intenta llevarse un balón ante Ramiro y Zubiri en un entrenamiento en el Mundial'82. ::/Sonia Tercero
Marcos intenta llevarse un balón ante Ramiro y Zubiri en un entrenamiento en el Mundial'82. :: / Sonia Tercero

La UD Logroñés recibe (17.00 horas) a un siempre incómodo Barakaldo, que opta a estar arriba

Carlos Ferrer Yábar
CARLOS FERRER YÁBARLogroño

El encuentro de esta tarde en Las Gaunas es uno de los que cada temporada se marcan con un círculo rojo con el fin de indicar que habrá muchas dificultades, tensión y esfuerzo para poderlo sacar adelante.

El Barakaldo es un equipo rocoso, que habitualmente cuenta con una buena plantilla, jugadores que conocen bien el oficio y que dan dolor de cabeza a sus rivales a lo largo de toda la temporada. No contempla un juego exquisito, no suele ser el equipo que lleva el control del esférico, que quiere dominar la escena. Pero siempre ha sido y será, seguramente, un rival al que no se le puede dejar ni un metro de ventaja, porque lo aprovecha.

Y en el partido de esta tarde, la UD Logroñés deberá poner sobre el verde tapete de Las Gaunas su mejor actitud y aptitud para llevarse los tres puntos. Ante un rival de la categoría del Barakaldo hará falta mucha convicción para desarrollar el mejor juego, para canalizar todas las fuerzas del equipo y llevarlas hacia la consecución de la victoria. Pero no sólo hará falta tener convicción, sino que habrá que ayudarla con mucha paciencia y, sobre todo, con una intensidad al menos igual que la que va a poner en el campo el conjunto rival.

Después de dos partidos con goleadas incluidas, la UD Logroñés sólo pudo sacar un punto de Olaranbe ante el Vitoria, en un partido en el que tuvo ocasiones como para haberse traído los tres puntos sin que nadie se hubiera quejado. Pero no vale autocompadecerse, sino cambiar de nuevo el 'chip', hacerse fuertes en casa y conseguir batir a este Barakaldo que también quiere conseguir los puntos para acercarse a los puestos de privilegio, de los que ahora mismo nada un poco descolgado por aquello de faltarle por disputar un partido, aplazado el pasado día 7 de enero en Tajonar, ante el Osasuna B.

Los blanquirrojos han trabajado durante la semana sobre lo que se pueden encontrar en la cancha de juego. Y saben que el Barakaldo va a ser un equipo rocoso en defensa, fuerte en el centro del campo y muy rápido a la hora de buscar la portería riojana. Con jugadores que conocen muy bien la categoría y que han destacado en otros clubes. Txusta es un seguro bajo los palos; en el centro del campo Moha y Galder forman un buen tándem junto a una defensa segura y potente. Y arriba, Ander Vitoria es su estilete, el que más daño hace en las defensas rivales, pero siempre acompañado por jugadores como Jurgui, Buenacasa o Son, rápidos y también con capacidad para anotar.

Ñoño, en el alero

Para este partido, Sergio Rodríguez va a seguir contando con los jugadores que vienen formando la alienación inicial habitualmente.

El técnico riojano ha citado a todos los disponibles en la plantilla, incluido de nuevo Dani Gómez, del filial, por lo que son diecinueve los convocados, de los que habrá que descartar a uno antes del encuentro. No está convocado Carlos García, que sigue esperando equipo en el que recalar y que no iba a jugar por ese motivo. Fermín es el único que no está aún en condiciones, mientras que Zubiri ya puede jugar y Ñoño es la gran duda. Ayer empezó el entrenamiento, pero tuvo que retirarse mediado el mismo con molestias en el tendón de Aquiles. El extremo blanquirrojo podría entrar en la convocatoria pero no está para jugar de inicio.

Miguel estará bajo los palos una vez más. En la defensa es posible que se vuelva al cuarteto habitual, con Santos y Paredes en los laterales y Caneda y Ramiro por el centro, con Sotillos, que puede volver a entrar en cualquier momento en la alineación.

Remón y Salvador, en el centro del campo, con Muneta y Rayco ofreciéndose por las bandas y dos hombres arriba, Espina y Marcos. Suficientes para conseguir sumar los tres puntos a base de control del esférico, y, sobre todo, con esa convicción de que pueden conseguir la victoria y mucha intensidad para buscarla durante todo el partido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos