Coulibaly se queda en Suiza

Mohamed Coulibaly festeja su gol al Real Unión de Irún junto a sus compañeros. :: /Juan Marín
Mohamed Coulibaly festeja su gol al Real Unión de Irún junto a sus compañeros. :: / Juan Marín

El senegalés firma por el Vaduz y acaba con la incertidumbre de un posible futuro ligado a la UD LogroñésEl jugador africano se despide por carta de la afición logroñesa, que le encumbró en tan solo ocho partidos con la camiseta blanquirroja

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA LOGROÑO

«Me gustaría dirigirme a la familia de la UD Logroñés, ya que me siento en deuda con todos vosotros por todo el cariño recibido en estos últimos meses. Ha sido realmente muy importante para mí y nunca lo olvidaré, he disfrutado desde el primer momento de la gente, de la ciudad, del club y del fútbol, como nunca».

Así se despidió ayer Mohamed Coulibaly de la UD Logroñés. Con una extensa y sentida carta. El senegalés se queda en Suiza, algo que muchos sabían, pero que se resistían a aceptar. Para el aficionado, su renuncia a seguir en la UD Logroñés es un varapalo porque en los dos meses que estuvo en Logroño generó un germen de simpatía que muy pocos jugadores han logrado en la corta historia de la entidad. Poco después de la despedida, el Vaduz, conjunto de la capital de Liechtenstein y que milita en la Primera División suiza, confirmó su fichaje.

LOS NÚMEROS

Partidos jugados:
8
Minutos:
636
Titular/Suplente:
7/1
Primer partido:
Sanse-UD Logroñés. 27 de marzo del 2017. Victoria por 1-2.
Último partido:
UD Logroñés-Gernika. 14 de mayo del 2017. Victoria por 5-1
Goles:
Cuatro (Tres al Gernika y uno al Real Unión)
Asistencias:
Cuatro (dos ante el Navalcarnero y una ante RealMadrid y RealSociedad)
Victorias:
Siete (Sanse, Navalcarnero, Mensajero, Real Madrid, RealSociedad, Real Unión y Gernika)
Derrotas:
Una (Amorebieta)
Puntos Diario LA RIOJA
31(3.8 por encuentro).

«Desde el primer momento que entré a formar parte del club recibí mucho cariño y respeto por parte de todos, jugadores, cuerpo técnico, directivos y por supuesto de su magnífica afición. Han sido unos meses maravillosos y me llevo todo lo vivido y a toda la gente de Logroño en mi corazón», apuntaba el delantero, que en las últimas semanas se entrenó en el Neuchatel, conjunto que no hace mucho tiempo se dio a conocer por sus enfrentamientos europeos con el Real Madrid, aunque finalmente jugará en el Vaduz.

«Espero no haber decepcionado a nadie y de ser así, solo puedo pedir perdón y deciros que sentí mucho orgullo por vestir esa camiseta e intenté dar todo lo mejor por defender sus colores. Lo hice con mucho orgullo»

«Espero no haber decepcionado a nadie y de ser así, solo puedo pedir perdón y deciros que sentí mucho orgullo por vestir esa camiseta e intenté dar todo lo mejor por defender sus colores. Lo hice con mucho orgullo» COULIBALY

El paso de Coulibaly por la UDL es simplemente brillante. Debutó con su camiseta el 27 de marzo, en San Sebastián de los Reyes, el mismo día que Sergio Rodríguez dirigía de nuevo al equipo tras la destitución de Rafa Berges. El africano saltó al campo en el minuto 67 y su equipo ganó. Comenzaba un exitosa racha de resultados que sólo se vio manchada por la derrota en Amorebieta.

Su relación con la UD Logroñés fue un amor a primera vista. En esos ocho partidos que jugó marcó cuatro goles y dio otras tantas asistencias, aunque el gol, el motor de un delantero, no llegó hasta su antepenúltimo partido con la camiseta blanquirroja. Marcó y se ganó al Real Unión.

«Espero no haber decepcionado a nadie y de ser así, solo puedo pedir perdón y deciros que sentí mucho orgullo por vestir esa camiseta e intenté dar todo lo mejor por defender sus colores. Lo hice con mucho orgullo», indicaba. Orgulloso se sintió de él la afición cuando se consagró ante el Gernika al marcar tres de los cinco goles. Más allá de la definición, su rapidez, su solidaridad y, en suma, su fútbol fueron determinantes para ganar al Navalcarnero, Mensajero, Real Madrid, Real Sociedad, Real Unión y Gernika. Coulibaly, un desconocido que llegó cuando nadie lo espera, cambió a la UDL junto a sus compañeros. Y todo después de una lamentada lesión de Titi y una silenciosa gestión del club con la Federación Española para poder fichar fuera de plazo y con el jugador, que se había quedado sin ficha en el Racing de Santander el 31 de enero. «No querría terminar sin antes agradecer al responsable de que yo llegase a este gran club, Carlos Pouso; a Juanjo Guerreros, por su ayuda en todo momento desde mi llegada, por su trabajo y su empeño en que me quedase; al míster Sergio Rodríguez, por su trabajo y confianza en mí, por entenderme y hacerme mejor jugador en tan poco tiempo; a mis compañeros, los más grandes, con vosotros hasta la victoria siempre... y cómo no, a toda la ciudad de Logroño y la maravillosa afición de la UD Logroñés. Gracias, gracias y mil veces gracias», escribía ayer.

Mohamed Coulibaly ya es historia de la UDL. Siempre hay formas y formas de despedirse. Se va por la puerta grande de Las Gaunas, despedida al alcance de pocos y menos con un bagaje de ocho partidos. «No quiero despedirme porque esto es fútbol y nunca se sabe, siempre habrá un hueco para vosotros en mí y quizás... quién sabe. Seguiré al equipo desde la distancia, empujándolo hacia ese ascenso que tanto deseamos todos. A por ello. ¡Aúpa UD Logroñés!», concluía.

Más

Fotos

Vídeos