El conjunto rojillo se presenta en Laguardia con muchos cambios en su formación

C. F. LOGROÑO.

Después de muchos años en Primera División, el Club Atlético Osasuna compite esta temporada en Segunda División, con la intención de volver a saborear las mieles del triunfo y de regresar a la máxima categoría.

El conjunto rojillo ha cambiado su estructura deportiva y a muchos jugadores para esta campaña. Ha jugado tres encuentros de pretemporada, -el de hoy será el cuarto- con una derrota, ante el Toulouse en Tarbes, y dos victorias, frente al Burgos y el Huesca, éste el pasado sábado en la ciudad aragonesa.

Diego Martínez, el técnico que ascendió a Segunda al Sevilla Atlético y que lo ha mantenido la temporada pasada, es el nuevo entrenador del conjunto de Tajonar y parece que con buena sintonía, después de lo visto en estos primeros compases de la preparación del equipo en la pretemporada.

Los rojillos han realizado bastantes fichajes, empezando por la portería, donde han llegado Manu Herrera (Betis) y Sergio Herrera (Huesca; la defensa, para la que han fichado a Aridane (Cádiz); el centro del campo con Arzura (River Plate), Mateo (Las Palmas), Torró (Real Madrid) o Coris (Girona), y delanteros, donde han incorporado a David Rodríguez (Alcorcón), Xisco (Muangthong United) y Quique González (Almería), que ya jugo en la UD Logroñés en la temporada 2011/12. Además, han subido a dos jugadores del filial, el centrocampista Miguel Díaz y el delantero Kike Barja.

Quedan de la pasada temporada los defensas Miguel y Javier Flaño, Tano, Clerc, David García, Oier, Unai y Buñuel, y los centrocampistas Fausto, Roberto Torres, Olavide, De las Cuevas y Fran Mérida.

El encuentro de esta tarde en Laguardia servirá a Diego Martínez para seguir buscando la mejor puesta a punto y el acoplamiento de sus hombres antes del inicio liguero. El guardameta Manu Herrera fue presentado ayer mismo ante los medios pamploneses y la afición.

Fotos

Vídeos