Cinco deseos para cinco meses

Salva Chamorro intenta irse de Ramiro; a la derecha, toca el balón de cabeza y conversa con Sergio Rodríguez. :: fernando díaz

Salva Chamorro se ejercita por primera vez con la UDL, dispuesto a viajar a Mieres | El último delantero en llegar a la UDL confía en encontrar en la entidad riojana el espacio del que no ha disfrutado aún en el fútbol

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Trabajar, ayudar a sus compañeros, jugar el play off, ascender y encontrar la estabilidad que todo futbolista desea, pero que él aún no ha encontrado. Todo esto busca Salvador Pérez Martínez, Salva Chamorro dentro de un rectángulo de juego, en estos cinco meses en Logroño, que pueden pasar a ser diecisiete si se cumple uno de sus anhelos, el ascenso. Cinco deseos para cinco meses.

Salva Chamorro (Orihuela, 8/5. 1990) llegó ayer a la capital riojana. Deja atrás una efímera etapa en Murcia, un club que había sido siempre especial para él. Llegó, se entrenó, compareció en rueda de prensa y se fue a descansar. Hoy volverá a ejercitarse con sus compañeros. Y mañana sábado. Incluso puede viajar a Mieres para encarar el partido del domingo. Todo es nuevo, paradójicamente, para un jugador que en sus diez años como profesional ha pasado por doce clubes y tres países. La UD Logroñés es el decimotercero.

Lo próximo

«Si el entrenador precisa de mí, estoy disponible para viajar y jugar. Sí es verdad que llevo una semana y media entrenándome por mi cuenta, haciendo carrera continua y gimnasio», desveló el alicantino en su primera respuesta. Honesto. El 31 de enero quedó cortado en Murcia y, en consecuencia, no ha vuelto a ejercitarse con el equipo pimentonero. Chamorro está dolido, se le nota. Recuerda que cinco jugadores, él incluido, estaban «en el dique seco» el último día de mercado y el Murcia quería «otras soluciones y otros futbolistas». «El funcionamiento del Real Murcia no es de los mejores en la categoría ahora mismo. El fútbol es así, tengo que asumir lo que ha pasado y no tengo ningún problema en salir de allí», admitía.

«Ojalá tengamos la suerte de jugar el play off y de vivir algo tan bonito como es ascender»

«Es la primera vez que voy a jugar en este grupo. Los partidos son más abiertos y el fútbol es más directo» Salva Chamorro

Tocaba hacer las maletas de nuevo. Una vez más. Villarreal, Cáceres, Teruel, Cartagena, Palma de Mallorca, Llagostera, Lleida, Tondela, Barcelona, Hong Kong y Murcia. Otra mudanza. Y por cinco meses, lo que dura su contrato. «Lo justo y necesario para hacerlo bien, marcar goles y jugar el play off», decía. Un desafío. Ahora bien, esconde un as en la manga. «Si el equipo asciende, seguiré una temporada más. Ojalá sea así, tengamos la suerte de jugar play off y vivir algo tan bonito como es ascender. Mi intención es trabajar y ayudar a mis compañeros», añadía.

El gol está siempre en su pensamiento. En el Murcia ha marcado dos en los veinticinco partidos que ha disputado. «Los dejó para cuando viniera a Logroño», bromeaba Juanjo Guerreros, vicepresidente del club. «No soy de ponerme números en cuento a goles, simplemente trabajar y ayudar a todos», apuntaba. Será que cada club y cada etapa son diferentes. Rayco también ha llegado del Murcia, que devora jugadores en su afán por regresar cuanto antes al fútbol profesional. En quince partidos, el canario marcó dos goles; en la UDL suma once en veintitrés encuentros. «Tomo la decisión de firmar por este club porque creo que el fútbol que practica me viene bien y pienso que es donde mejor lo puedo hacer. Y la entidad busca un delantero de mi perfil», sentencia Chamorro.

En su dilatada vida futbolística, en la que ha disfrutado de dos ascensos (Llagostera y Villarreal) y un descenso (Cartagena), jugar en el fútbol del norte es toda una novedad para él. «Es la primera vez que voy a jugar en este grupo. Por lo que he visto, se abren mucho más los partidos que en el Grupo IV. Es también un fútbol más directo. ¿Por qué? No lo sé, pero así lo veo yo», admite.

Pero hay algo más que persigue en esta experiencia: estabilidad. Ha compartido temporada entre Villarreal y Mallorca; y también entre Tondela (Portugal) y Barcelona. Completar campaña y media en Logroño sería para él algo desconocido hasta la fecha. Jugar hasta el 30 de junio no destacaría en su historia. Busca estabilidad. «Por diversas razones el fútbol me ha venido así y no me queda otra que aceptarlo. El futbolista necesita estabilidad y yo, por desgracia, no la he tenido. Me gustaría disfrutar de ella algún día», indica después de apostar por una etapa que le alentaron a emprender Rayco y Borja Gómez. «Cuando les comenté que tenía una oferta de la UDL me dijeron que no me lo pensara y que viniera aquí», concluye. Ayer comenzó su decimotercera aventura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos