El central deseado por todo equipo

El central deseado por todo equipo

Defensa para el eje, zurdo, alto, con experiencia en la categoría y en Segunda, conocedor del grupo y la mitad del dúo junto a Caneda de un Racing exitoso. Más no se puede pedir a un fichaje. O sí. Santamaría está llamado a tapar muchas carencias que han pervivido en la UDL

M. GLERA LOGROÑO.

Santander, agosto del 2015. El conjunto cántabro inicia la temporada con dos caras nuevas en el centro de la defensa. César Caneda, un veterano de 37 años curtido en mil y una batallas, y Mikel Santamaría, un jugador de la cantera de Osasuna que después de probar fortuna en Segunda con el Leganés recalaba a orillas del cantábrico. El primero jugó 32 encuentros aquella temporada y dejó la capital cántabra para instalarse en Logroño; el segundo disputó 35 encuentros y continuó un ejercicio más antes de hacer las maletas para irse a Alicante, maletas que ahora viajan hacia Logroño.

Caneda y Santamaría se vuelven a reunir en Logroño. Entre ambos sumarán a partir del 20 de julio 71 años. Experiencia. Ambos han jugado muchos partidos en la categoría. Los datos de Caneda son conocidos; Santamaría disputa prácticamente 30 partidos ligueros por temporada desde hace bastantes años. Sergio Rodríguez puede estar satisfecho, ya que firma a un central zurdo para jugar por la izquierda, carencia de este equipo durante muchos pasajes de su corta vida, y, además, los dos se conocen, por lo que el tiempo de aclimatación y de sincronización se acortará sustancialmente. Una jugada, a priori, fantástica de la entidad.

El defensa navarro se presentó ayer en sociedad. Buenas palabras. Ha coincido con más jugadores de la UDL. «No he hablado mucho con ellos, porque todo se hizo oficial el miércoles», advierte, pero no rápidamente afirma que llega a un grupo «bueno» y a un proyecto que aspira a «estar arriba».

Amén de experiencia, de haber jugado junto a Caneda en el Racing, y de ser zurdo, Santamaría suma una nueva virtud, la del conocimiento del grupo. «He jugado prácticamente todos los años en el grupo del norte. Espero adaptarme lo antes posible a lo que me pida el míster», recuerda. Sabe además que el futbolista zurdo cotiza al alza. «No es fácil tener un central zurdo, por lo que siempre se adapta a algún jugador», indica. Tiene cierta ventaja. Además, puede jugar de lateral izquierdo, lo que eleva la presión sobre Jaime Paredes, indiscutible en el carril desde su llegada a Logroño.

Si algo deja este jugador que sucede en el puesto a nombres como los de Borja Gómez, Adrián Pazó, Adrián León, Borja García, Garrido o Jano, todos ellos excentrales zurdos, es que vestirá la camiseta blanquirroja por la ambición de la idea que le han expuesto. «Desde que la UDL contactó conmigo me explicaron la idea de estar arriba, en play off. Cuanto más arriba, mucho mejor. Una vez que acabas entre los cuatro primeros llega la fortuna del play off», asegura antes de aseverar que si el proyecto riojano no le hubiera interesado, «no estaría aquí», aunque su casa natal esté a menos de 100 kilómetros. «Lo que me importa es lo que la UDL quiere hacer deportivamente. Mi objetivo es ayudar al equipo. Si es jugando, mejor. Y, por supuesto, ascender», añade por si había alguna duda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos