Segunda B

En busca de otra dinámica

Paredes y Rayco, con Miguel en el suelo, pelean por el balón. /Fernando Díaz
Paredes y Rayco, con Miguel en el suelo, pelean por el balón. / Fernando Díaz

La UD Logroñés recibe al Tudelano, rival directo, con el reto de ganar y retomar el camino hacia el play off

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Regresa la UD Logroñés a Las Gaunas (17.00 horas), al feudo que hace quince días se paralizó con la derrota ante el Lealtad. Aquella tarde dieron comienzo dos semanas de incertidumbre que los riojanos confían en cerrar esta tarde frente al Tudelano, rival directo en la lucha por entrar en el play off. El mensaje es claro y único: ganar. Partido de cuatro puntos para el que lo consiga después del empate registrado en el Ciudad de Tudela. Cuando concluya el duelo quedarán diez partidos, terreno en el que los fallos se pagarán caro ante la falta de tiempo para reaccionar.

Los enfrentamientos entre UD Logroñés y Tudelano no son pródigos en goles. Más bien al contrario. Unos los definirían de tácticos; otros, de malos. Tres goles se han visto en los cinco enfrentamientos entre ambos conjuntos. Dos para los riojanos, que han ganado uno y han empatado los otros dos; y uno para los navarros, que han perdido en una ocasión. Eso sí, hay que remontarse a la campaña 2012/13 para encontrar el único encuentro que no acabó en tablas. Eduardo Ubis firmó aquella victoria por la mínima.

Sin embargo, lo que importa es el encuentro de esta tarde. UDL y Tudelano ofertan dos conceptos radicalmente opuestos de fútbol, pero ambos están separados únicamente por un punto en la clasificación. Los logroñeses quieren tener el balón, jugar en corto, combinar y marcar después de varios e incluso muchos toques. Los navarros evitan jugar en su campo, apuestan por el balón en largo de Pagola y es en terrenos del rival donde presionan hasta robar y provocar una segunda jugada. De hecho, es el equipo del grupo que más balones roba en campo rival.

Sergio Rodríguez alberga varias dudas en su once, en el que Titi podría ser, incluso, la gran sorpresa

Así, el escenario está muy claro. La UD Logroñés soportará el peso del juego y el Tudelano esperará su oportunidad como lo ha hecho en los encuentros que ha jugado lejos de su casa y que se han saldado con 18 puntos de los 39 posibles. Y 18 goles, más que los que ha marcado en el Ciudad de Tudela. «Tiene un sistema claro, con un rombo en el centro del campo, dos delanteros que dan mucha guerra y que trabajan mucho. No es de mover el balón y de asumir riesgos. No especula, pero compite y es muy incómodo. Presiona muy alto en busca del robo del balón y de segundas jugadas», recuerda Sergio Rodríguez, que ha prescindido de Cifu para esta tarde. Ramiro, que se entrenó ayer con el grupo, esperará una semana más.

Uno de los retos de técnico y jugadores pasa por ensanchar el campo lo máximo posible, buscar la bandas una y otra vez para separar a los jugadores de un rival que «acumula muchos jugadores por dentro», según el preparador. «Debemos saber cómo presiona para encontrar a nuestros jugadores libres. Acumula mucha gente por dentro, por lo que sacar el balón hacia las bandas nos puede dar salida, sobre todo en los primeros minutos», indica Rodríguez, que seguirá apostando por su idea de fútbol, a riesgo de que el Tudelano robe algún balón.

Más

Si la idea está clara y el marcador necesario, también -«el empate no nos ayuda mucho ni a ellos ni a nosotros», asevera el técnico-, no parece estar tan definido el once inicial de los riojanos. Sergio Rodríguez puede elegir, lo que es un alivio, pero también un pequeño problema. Si lo que desea es ensanchar el campo, el técnico puede probar con bandas naturales, es decir, con Titi y Rubén Martínez. Ayer formaron por delante de Santos y Paredes. Amplitud al máximo. Esa idea significa dejar fuera a Ñoño. Jugar con éste conllevaría pasar a Rubén a la derecha y estrechar el campo. Una de las cábalas, pero hay más, como discernir entre Remón o Arnedo, que ayer se echaba la mano a su ingle derecha y Eduardo Valdovinos le preguntaba si estaba bien. Carles Salvador parece no admitir dudas, si bien en ese esquema hay que encajar a Rayco, por un lado, y Pablo Espina y Marcos André, que ayer trabajaron juntos, por otros. El canario se alineó con Salva Chamorro.

El técnico no decidirá su once hasta poco antes del partido. Quiere aprovechar al máximo los defectos del Tudelano. Confía en el juego de sus hombres y también en su fuerza mental. «Lo bueno que tiene esta plantilla es que es equilibrada, tanto en la derrota como en la victoria», recuerda el preparador. Ahora bien para ganar al Tudelano hará falta algo más que fuerza mental y buen fútbol. Hacen falta goles y en las dos última semanas han desaparecido, aunque no las ocasiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos